Con 77 votos a favor, 25 en contra y 33 abstenciones fue aprobada hace pocos minutos la moción para observar la proforma presupuestaria 2021 y la programación cuatrianual enviadas por el Ejecutivo a la Asamblea. De esta manera, el Ejecutivo tiene diez días para enviar una proforma acogiendo dichas observaciones o para ratificarse en su propuesta original.

Tras un debate en el que intervinieron 22 asambleístas, la presidenta de la Comisión de Régimen Económico, Mireya Pazmiño, hizo uso de la palabra para hacer un alcance a la moción que había presentado en una jornada anterior. En la moción actualizada se proponía observar la proforma 2021 y la programación cuatrianual por diversos motivos que habían sido expuestos durante el debate por diversas bancadas.

En este sentido, se establecen observaciones a la cifra de inflación promedio de -0,05 % establecida en la proforma y se argumenta que la inflación acumulada es de 1,16 % hasta agosto. Con ello se estarían subestimando gastos presupuestados. También se pide establecer un precio del crudo más ajustado, pues el precio actual de $ 59,8 lo consideran demasiado elevado. Esto redundaría en una sobrestimación de ingresos, decía la moción.

Se pide, además, establecer los montos de atrasos de ejercicios anteriores con respecto a los recursos para el IESS, incentivos jubilares del sector público, asignaciones a GAD y universidades. Se pide establecer los pagos en la programación cuatrianual. También se pide en el caso de universidades que se garanticen los recursos correspondientes.

Publicidad

Se observan las cifras de subsidios a los combustibles y se pide justificarlas, pues la diferencia entre lo subsidiado en 2020 y 2021 sería inconsistente. Se asegura, además, que las asignaciones de Educación y Salud no cumplen con las metas.

Otras de las observaciones tienen que ver con que no se presentó un Plan Nacional de Desarrollo ni tampoco se señala el porcentaje de endeudamiento que debe ser aprobado por la Asamblea.

Se le pide al Gobierno que sincere la recaudación tributaria, pues los números presentados tanto por el Servicio de Rentas Internas como por Finanzas resultan incongruentes.

Adicionalmente se le pide al Gobierno redireccionar los $ 950 millones de DEG que entregó el FMI hacia la reactivación económica, pues ahora están destinados a las reservas y pago de deuda. La moción también presentó dudas sobre la viabilidad de obtener más de $ 800 millones en tasas y contribuciones, entre las cuales se cuenta la venta de activos CNT.

Desde la mañana se desarrolló el debate en el cual representantes de las diversas bancadas hicieron conocer sus observaciones a la proforma, por diversos motivos, aunque varios declararon que no había intenciones de bloqueo desde la Asamblea a las iniciativas del Gobierno, simplemente análisis técnicos.

Henry Kronfle (PSC) fue uno de los primeros que sostuvo que no existe un bloqueo por parte de la Asamblea para los proyectos del Gobierno, y consideró que hay una suerte de intención de desprestigiar a la Asamblea. Sobre el tema de la proforma dijo que esta no requiere la aprobación de la Asamblea, pues puede pasar por el ministerio de la ley. En todo caso, criticó que dentro de la proforma se le dé prioridad al pago de la deuda pública, con el objetivo de generar confianza en los acreedores. Aclaró que no está diciendo que no se deben honrar las deudas, pero darles prioridad para Kronfle significaría la posibilidad de afectar al pueblo. Dijo que el presupuesto debe ser un instrumento para el desarrollo. Advirtió que se abstendrá de votar. “No quiero ser corresponsable de esta proforma”, dijo.

Entre tanto, Ramiro Narváez (ID) señaló la falta del Plan Nacional de Desarrollo, dijo que es necesario hacer observaciones a la proforma 2021 y un análisis técnico, que se hagan correcciones por parte del Ejecutivo. Los valores entregados por el Servicio de Rentas Internas (SRI) y los del Ministerio sobre recaudación tributaria no coinciden. Tampoco parece coherente que los subsidios a los combustibles lleguen a $ 1.900 millones, cuando se han reducido para las gasolinas súper, la regular y el diésel. Para Narváez, el Gobierno debería revisar esta cifra. Destacó que en la proforma no se han dado suficientes recursos al IESS, ni se ha planificado el pago del incentivo jubilar a 15.540 maestros jubilados. Aclaró que estos son problemas heredados de anteriores Gobiernos, pero dijo que es necesario que se arreglen estos temas.

Pabel Muñoz (RC) coincidió con Henry Kronfle en que no existe ninguna obstaculización o bloqueo por parte de la Asamblea. Aseguró que en los años 90 se aseguraba que había falta de gobernabilidad, pero cuando en el correísmo se tuvo mayoría en Asamblea, la queja era que había hiperpresidencialismo. Ahora se habla de bloqueo.

Señaló varias inconsistencias dentro de la proforma, entre ellas, la cifra de la inflación, el precio del crudo, que estaría sobre dimensionado, se debería hacer programación de pagos en al menos tres rubros para pagos a los GAD, al IESS y el incentivo jubilar. Explicó que no se responsabiliza al nuevo Gobierno sobre estas deudas que se arrastran, pero sí se debería decirle al país cómo piensa programar. Otra observación es que se entreguen los recursos necesarios para Educación y Salud.