Hugo Lara acude frecuentemente al mercado de Montebello, en el noroeste de Guayaquil. Como de costumbre compra los productos de primera necesidad. Se sorprendió por el incremento del valor de la caja de mora, pues antes la compraba en $ 3 y en estos días pagó $ 4.

Alfredo Salas también compra a diario en el mercado central de El Empalme para su negocio de catering. Desde el pasado domingo vio incrementos en ciertos productos como $ 0,10 más en aguacate, $ 0,05 más en cada tomate y ya no le dan tres choclos por un dólar sino dos.

En los mercados Central y Caraguay de Guayaquil el efecto es el mismo. Algunos comerciantes indicaron que la libra de mora hasta ayer la vendieron en $ 1,25 y desde hoy subirán el precio porque los mayoristas también están elevando los valores, aunque no lo precisaron.

El choclo lo ofertaban a $ 0,50 cada uno y el aguacate a $ 0,80. Señalaron que daban los productos a estos precios si es que el cliente realizaba una compra mínima de $ 5,00; de lo contrario, costaban más.

Publicidad

Criterios divididos en fijación de precio de diésel y gasolinas extra y ecopaís en Ecuador

Estos aumentos de costos, según expertos, son parte de los impactos por los nuevos precios del diésel y de las gasolinas extra y ecopaís que el presidente Guillermo Lasso fijó mediante decreto ejecutivo, por el que también suspendió la aplicación del sistema de bandas que regulaba el alza gradual de estos.

El economista Guillermo Granja explicó que, aunque la fijación del precio del diésel pasó de $ 1,69 a $ 1,90, es decir, un aumento de $ 0,21, no significa que se eleven los costos en ese valor.

“Con la subida y congelación de los combustibles no es que se va a subir $ 0,21 a los productos de primera necesidad, sino que el incremento depende del valor del flete y este se traslada proporcionalmente a los productos que se traigan”, mencionó.

Un flete que costaba $ 100 y pasa a $ 120 con una carga valorada en $ 300 implica un aumento de $ 0,07, ejemplificó.

“Cualquier incremento en los precios se va a trasladar al consumidor final. El que trae el producto sube el precio, el mayorista también y el que compra para despachar en la tienda también, entonces sigue la cadena de aumento”, indicó.

En los alimentos procesados también hay un alza arrastrada de hace varios meses cuando el incremento del combustible era cada 30 días.

Publicidad

Por ejemplo, en el mercado Modelo, en Ambato, las comerciantes Emma Núñez y Jaqueline Solís indicaron que el aceite de cinco litros antes lo vendían en $ 5,50, pero hoy el valor es de $ 12.

La manteca pasó de $ 0,80 a $ 1,25 y el quintal de harina de $ 31 a $ 36.

Hace unos días el mandatario ordenó a todas las autoridades del Gobierno nacional que protejan la economía familiar, rural y campesina.

“He instruido a gobernadores e intendentes de todas las provincias a que hagan cumplir sin excepción de ningún tipo los precios oficiales del arroz, la leche, las frutas y todos los productos de la canasta básica”, apuntó.

Guillermo Lasso anuncia suspensión de incrementos mensuales de los precios de los combustibles

Larry Yumibanda, presidente del Círculo de Economía de Guayaquil, dijo que el alza en ciertos productos se reflejará en la inflación de octubre y con más impacto en noviembre.

“Hay un golpe que se va a ver reflejado no solo con alimentos, sino también en transporte, producción, canasta familiar”, añadió.

En septiembre, el Índice de Precios al Consumidor (IPC) se ubicó en 105,58, el cual mide los cambios de valores de los productos más consumidos por los hogares y es base para la cifra del indicador de inflación, que en el mismo mes fue 0,02 %.

Solo los alimentos constituyen el 32,03 % de los productos de la canasta del IPC y representan el 22,45 % de la ponderación del índice. La inflación mensual del IPC en alimentos fue de -0,28 % en septiembre. El transporte fue de 0,0415 %, que es otro de los elementos que incidió en el IPC, seguido de educación (0,0398 %) y alojamiento, agua, electricidad, gas y otros combustibles (0,0056 %).

Yumibanda está seguro de que habrá una variación en todas esas mediciones y señaló que podrían incrementarse los precios de los fletes, carreras de taxis, quizás de las plataformas digitales.

Granja expuso: “Si un flete en camioneta antes me cobraba $ 10 para llegar a un destino, quizás me cobre $ 12. Tampoco sabemos cuánto va a durar (...) Ahora lo que se va a ver es buscar el bien sustituto”.

El economista hizo referencia a que los ciudadanos puedan optar por otros productos para reemplazar al que tiene alza. En el caso del transporte, igual buscar otras alternativas para economizar. (I)