Son $ 193 millones en créditos los que ha desembolsado en los últimos años Banco ProCredit para inversiones sostenibles a nivel nacional.

Desde la creación de su línea EcoCredit en el 2012, la institución ha otorgado más de 1.700 créditos, lo que representa un monto total de $ 193′188.033. Este financiamiento se ha destinado a proyectos dentro de tres categorías: eficiencia energética, energías renovables y medidas ambientales.

Los créditos de eficiencia energética se conceden para la adquisición de maquinaria industrial, calderos, sistemas de enfriamiento e iluminación o electrodomésticos de alta eficiencia, así como vehículos eléctricos, viviendas y construcciones sostenibles o bombas de calor.

‘Casi me da un derrame cuando vi la cuenta de la tarjeta de crédito’, dice usuaria que olvidó el fin de los meses de gracia: en Ecuador el consumo con tarjeta de crédito en diciembre fue de $ 891 millones

Según Katarina Zdraljevic, jefa de la Unidad de Gestión Ambiental de Banco ProCredit, “este segmento es el más grande, representando el 71 % del portafolio total, desembolsado en 1.210 créditos”.

Publicidad

En lo que respecta a energía renovable, la entidad bancaria ha financiado plantas fotovoltaicas y de biogás, biodigestores y proyectos que usan biomasa con un total de 43 créditos y un monto que asciende a $ 7 millones.

Y en cuanto a otras medidas ambientales, la institución ha destinado créditos para producción orgánica, reciclaje y economía circular, sistemas para protección de aire, agua o suelo, prevención de erosión, prevención de contaminación, consultorías, auditorías y certificaciones sostenibles.

¿Cuáles son los problemas que le quitan el sueño al ecuatoriano?

“Han sido 472 créditos de este rubro en esta primera década, lo que representa más de $ 48 millones”, señaló Zdraljevic.

La concentración de estos créditos está en las ciudades más grandes del país. “El 44 % de los créditos verdes concedidos desde el 2012 han sido para clientes de Quito y otro 39 % para los de Guayaquil, esto se relaciona con el tipo de industrias que existen en estas ciudades, donde la inversión en tecnologías más eficientes es muy común”, comentó Zdraljevic. (I)