En Tulcán existe preocupación ante las resoluciones del Comité de Operaciones de Emergencia (COE) nacional que restringen los horarios y frecuencias de operación. Aquello, según transportistas, afecta la movilidad e ingresos de más de 14 operadoras que brindan servicios en la terminal terrestre.

Armando Chulde, presidente de la Unión de Transporte Interprovincial de Carchi, dijo que la situación es preocupante, porque las 150 unidades locales venían operando en el 40% y ahora el panorama es desalentador, debido a que este mes es de alta demanda.

Hoy, el panorama es distinto al del año pasado en que este centro de movilidad fronterizo después del 15 de diciembre estaba abarrotado de viajeros colombianos y venezolanos pugnando por desplazarse hacia varias ciudades ecuatorianas aprovechando el puente festivo declarado en el vecino país.

Ahora, decenas de venezolanos buscan, en cambio, retornar a Perú y Chile luego de pasar en su país el inicio de la pandemia. Los extranjeros hacen una parada en Tulcán tras cruzar de manera ilegal el río internacional.

“Estamos solicitando a la Agencia Nacional de Tránsito que se amplíen los turnos”, agregó el dirigente Chulde , al asegurar que la situación económica es insostenible y que deben pagar créditos de sus automotores.

Desde el martes pasado la terminal terrestre opera desde las 04:00 hasta las 17:15, indicó Fernando Villarroel, administrador de la estación.
Medidas en vías

Cristian Benavides, alcalde de Tulcán y presidente del COE local, dispuso que tres tramos de las calles del centro de la urbe (Bolívar, Sucre y Atahualpa) permanezcan cerradas al tránsito vehicular desde el miércoles pasado hasta fin de mes y sean destinadas al uso exclusivo de peatones, de 09:00 a 17.00.

En los ingresos al casco comercial fueron colocadas vallas, donde policías y militares supervisan el cumplimiento del pico y placa, notándose que la carga vehicular bajó. Agentes realizan operativos de control. (I)