Hace pocos minutos, una delegación de la Nacionalidad Sápara del Ecuador (NASE) denunció que el gobierno ecuatoriano “presiona a la empresa Andes Petroleum para que lleve adelante la explotación petrolera en el corazón del territorio de este pueblo”, ubicado en la provincia de Pastaza. La actividad petrolera de Andes se encuentra detenida, e incluso la empresa china declaró estado de fuerza mayor en ese sector, y la imposibilidad de realizar actividades en los bloques 79 y 83, debido a la oposición de las nacionalidades indígenas.

La declaratoria de fuerza mayor fue aceptada por el Gobierno en octubre de 2019.

Sin embargo, esta mañana, Nema Grefa, presidenta de la NASE indicó, durante un plantón que hicieron en los bajos del edificio de Petroecuador y del Ministerio de Energía, que han existido presiones por parte del Ministerio para que Andes retome la actividad. Aclaró que la decisión de su nacionalidad es no permitir explotación petrolera en su territorio.

Por su parte, Manari Ushigua, líder de la nacionalidad, explicó que hace pocos días recibieron llamadas telefónicas, tanto de Andes Petroleum como del propio Ministerio de Energía, para dialogar sobre el tema de la explotación petrolera. Esto no fue aceptado por la comunidad, y más bien han decidido realizar este plantón, para así lanzar una voz de alerta a nivel nacional y mundial.

Por su parte, Apawki Castro, vocero de la Conaie, rechazó que el Gobierno busque ampliar la frontera petrolera, argumentando que buscan solventar una crisis económica.

Los dirigentes entregaron una carta dirigida al presidente Lenin Moreno y al ministro de Energía René Ortiz, estableciendo que el estado de fuerza mayor está vigente y pidiendo que se derogue el actual contrato con Andes, pues este amenaza el territorio y la cultura de la nacionalidad. También advirtieron que la ley indica que para hacer actividades extractivas en territorios ancestrales se deben realizar consultas previas, lo cual no ha sucedido. (I)