La organización Ocean Conservation Namibia (OCN) informó sobre la muerte de más de 7.000 focas en las playas de Namibia, África.

El hecho es considerado como insólito, ya que el país africano es conocido mundialmente por ser hábitat de esta especie.

Para resolver el misterio, las autoridades locales han enviado muestras de los cadáveres a laboratorios de Sudáfrica.

El origen podría estar relacionado con la inanición, ya que los peces, la principal fuente de alimento de estos animales, se habrían mudado a otras aguas.

Las toxinas en el agua y las enfermedades relacionadas por el cambio climático podrían ser otras de las causas.

El ambientalista Naudé Dreyer, de la OCN, ya había alertado en septiembre de la presencia de focas muertas en las playas de Pelican Point, cerca de la ciudad de Walvis Bay.

"En las primeras dos semanas de octubre se observó realmente lo que los veterinarios describen como un aborto masivo, (...) había muchísimos fetos ahí", explicó el doctor Tess Gridley del Namibian Dolphin Project durante una entrevista.

Los lobos marinos suelen parir entre mediados de noviembre y diciembre. Gridley indicó que entre 5 mil y 7 mil hembras abortaron y "ahora esperamos la llegada de recién nacidos".

En 1994, unas 10 mil focas murieron y hubo unos 15 mil abortos a causa de una hambruna por la escasez de peces relacionada con una infección bacteriana en otra manada de focas en Namibia. (I)