Ante el anuncio de varias organizaciones sociales de movilizaciones y manifestaciones para la tarde de este jueves 22 de octubre, la ministra de Gobierno, María Paula Romo señaló que la Policía responderá si existe violencia, que no puede ser usada como una herramienta.

"De ninguna manera estamos hablando de eventos similares a los días terribles que vivió el país hace un año, estamos más bien hablando de las movilizaciones que habitualmente se dan, en distintas ciudades del país", expresó Romo.

En tanto, el alcalde de Quito, Jorge Yunda, dijo que se reconoce el derecho que todos tienen de a manifestarse, pero en forma pacífica, a través del diálogo.

"No permitiremos que se siga vandalizando la capital, más aún el centro histórico que es patrimonio de la humanidad", dijo el alcalde, en referencia a las movilizaciones de octubre del 2019 en las que varias edificaciones y calles del centro de Quito fueron destruidas.

Yunda agregó que Quito está pasando por el momento más difícil de la pandemia por COVID-19 y es el momento menos propicio para generar aglomeraciones.

El comandante general de la Policía, Patricio Carrión, señaló que ya se ha identificado a posibles infiltrados.

La Policía estima que se movilizarán alrededor de cuatro mil personas. El Palacio de Carondelet está cercado por vallas y dispositivos policiales y militares. Las iglesias serán cerradas. (I)