Publicidad

Dos nuevas especies de salamandras 'extremadamente raras' fueron descubiertas en Ecuador

 Oedipina villamizariorum sp. nov. y Oedipina ecuatoriana sp. son sus nombres.

La salamandra Oedipina villamizariorum sp. n. fue descubierta en Ecuador. Foto: Carolina Reyes-Puig (A, D) y Gabriela Bittencourt-Silva (B, C). Foto: redaccion

Un estudio científico, publicado en la revista Peerj, describe dos nuevas especies de salamandras, extremadamente raras, del género Oedipina, en Ecuador. Oedipina villamizariorum sp. nov. y Oedipina ecuatoriana sp. son sus nombres.

Los científicos realizaron estudios en dos localidades en las estribaciones noroccidentales del país, entre 921 y 1.067 metros.

La Oedipina villamizariorum sp. nov. se caracteriza por su tamaño mediano, con cabeza estrecha, relativamente puntiaguda, ojos orientados dorsolateralmente, de tamaño moderado y dígitos moderadamente largos y puntiagudos. Habita en los bosques siempre verdes de las tierras bajas del Chocó ecuatoriano.

En cambio, la especie Oedipina ecuatoriana sp. es más grande, con hocico ampliamente redondeado. Se diferencia de las otras Oedipinas conocidas por la presencia distintiva de huesos prefrontales emparejados y una fórmula falangeal reducida.

Presumiblemente habita en los bosques montañosos siempre verdes de las tierras bajas del Chocó ecuatoriano. El holotipo fue obtenido por recolectores profesionales en “Paramba”, que suponemos está cerca de la actual Hacienda Paramba, en las estribaciones occidentales de la provincia de Imbabura.

Además, se examinaron diferentes colecciones de museos en donde se encontraron solo tres especímenes de Oedipina de Ecuador, obtenidos a lo largo de la historia de las colecciones herpetológicas del país. Dos de los cuales se identifican como especies nuevas, para el tercer espécimen se requiere un estudio adicional, indica el Instituto Nacional de Biodiversidad (Inabio).

Todos los registros conocidos de Edipina dentro de Ecuador (es decir, O. villamizariorum y O. ecuatoriana y O. aff. Villamizariorum) provienen de una pequeña área en el noroeste, entre las provincias de Carchi, Esmeraldas e Imbabura.

"Aunque las dos nuevas especies pueden vivir bajo impactos antropogénicos (al menos hasta cierto punto), probablemente dependan de los parches de bosque remanentes para sobrevivir, especialmente dado que las especies fosoriales se ven afectadas por cambios en el suelo luego de la pérdida del bosque", añade Inabio.

Este estudio colaborativo proporciona descripciones detalladas de la osteología de las especies encontradas. Además, los especialistas presentan una hipótesis filogenética de este género, incluyendo una de las dos nuevas especies, basadas en secuencias parciales de ADN mitocondrial. (I)

Redacción
Redacción

Publicidad

Comparte este artículo

¿Encontraste un error en esta noticia?