Dentro de siete días el país empezará a sentir la ebullición del ambiente electoral, cuando las organizaciones políticas inicien sus procesos de democracia interna para elegir precandidatos para las elecciones nacionales del 2021, cuya organización no estará solo en manos de los cinco consejeros del Consejo Nacional Electoral (CNE), sino también del personal que los asesorará en la toma de decisiones.

En esa víspera, la presidenta Diana Atamaint renueva rostros en altos cargos, lo cual generó las críticas de varios sectores, pero ella defiende su potestad nominadora.

Uno de los últimos cambios fue en la Dirección de Procesos Electorales, una unidad clave en el organismo, que tiene a su cargo más de 20 funciones establecidas en el estatuto orgánico. Su misión: “planificar, organizar y ejecutar” el desarrollo de los comicios del 2021.

Para ese cargo aceptó la recomendación de la Coordinación de Talento Humano de designar a un abogado titulado en el 2016, Santiago Pineda Quimbiulco, ex asesor jurídico en administraciones zonales del Municipio de Quito y que desde esos espacios decidió lanzarse como candidato a una concejalía en las elecciones seccionales del 2019 por Alianza PAIS (AP).

Publicidad

Esa dirección estuvo a cargo en el proceso anterior de Luis Loyo, ahora sentenciado por el delito de asociación ilícita, y que ingresó al CNE recomendado por la consejera Esthela Acero.

La estructura del Consejo está integrada por 26 departamentos, entre coordinaciones y direcciones nacionales que, según los consejeros Enrique Pita y Luis Verdesoto, están encomendados a funcionarios cercanos a Atamaint, Cabrera y Acero.

Al respecto, Cabrera en una reciente sesión respondió a Pita que el artículo 33 del Código de la Democracia establece cuáles son las funciones de los consejeros, y en “ninguna parte dice que el consejero de tal profesión debe ser responsable de tal área”.

Atamaint, en cambio, defiende su potestad de designar funcionarios.

Verdesoto le cuestionó por escrito la contratación de Pineda, porque “no se observa ninguna experiencia profesional ni una formación educativa suficiente” en él.

Ella le respondió que el artículo 32 del Código le da la función de “ser la máxima autoridad administrativa y nominadora”.

Publicidad

Así, entre algunos de los cargos nombró a Luis Bonifaz, abogado, ingeniero en Hotelería y Turismo y máster en Gestión de Desarrollo de Proyectos como coordinador técnico de Procesos Electorales, y que también había sido recomendado por Acero.

Karina Castro, designada en la coordinación de Gestión Estratégica, fue procuradora síndica en la Prefectura de Pichincha en el periodo de Gustavo Baroja, quien a su vez eligió a Acero, en representación de AP, para integrar el actual CNE.

Eduardo Franco, coordinador administrativo financiero y de Talento Humano trabajó en la prefectura de Morona Santiago, de donde es oriunda Atamaint, al igual que Mariana Jintiach, actual directora administrativa.

Olga Cantuña es economista con una maestría en Agricultura Sostenible y está a cargo de la Dirección Nacional de Proyectos. Ha laborado en varios ministerios desde el 2014.

Gloria Ochoa fue una de las comisionadas que eligió al actual CNE en el proceso que llevó a cabo el Consejo de Participación Ciudadana y Control Social Transitorio. Ahora es directora nacional de Seguimiento y Calidad.

En la Dirección de Logística está Evelyn Suárez, quien integró la comisión ciudadana que iba a elegir a tres vocales del CNE en el 2018, en la segunda renovación. El concurso de méritos quedó insubsistente tras la aprobación de la consulta popular que inició la evaluación de autoridades del Estado.

Zumac Sacha Flores, coterráneo de Atamaint, llegó al CNE como su asesor y ahora es director de Procesos Electorales en el Exterior.

Lenin Sulca, exintendente de Policía en el régimen correísta, es el actual director nacional de Organizaciones Políticas, y según se conoce, también fue sugerido por Acero.

Entre las recientes contrataciones constan también María Tacle Vaca, en la coordinación nacional de Procesos de Participación Política. Según el Sistema de Rentas Internas (SRI), se dedica a la organización y promoción de eventos.

Fue invitada por el Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) para participar en la contratación de servicios de comunicación para promover su imagen, pero no fue beneficiaria del contrato.

A la Dirección Nacional de Capacitación se ascendió a Mario Barragán, exasesor del exasambleísta de Pachakutik (PK) César Umajinga.

Como directora de Talento Humano se designó a Janeth Fajardo, quien en el 2014 se desempeñó, entre otros cargos, como gerenta institucional de la Secretaría de Administración Pública, en la gestión de Rafael Correa.

Como director de Infraestructura Informática está Diego Lasso Villalta, quien trabajó en los ministerios de Desarrollo Social, de Industrias, de Patrimonio, también en el Servicio Nacional de Contratación Pública.

Pita expresó su preocupación de que a menos de siete meses de que se realicen las elecciones “se reemplacen funcionarios en áreas delicadas, importantes y estratégicas”, y que no tengan experiencia en materia electoral.

Pero Cabrera le aclaró que “son muy pocos los técnicos que han estado años en la función electoral, y si es que algún técnico lo ponemos al frente ya sabemos las críticas. La Función Electoral no se aprende en las universidades”, le dijo. (I)