El municipio de Portoviejo exhortó al Comité de Operaciones de Emergencia (COE) Nacional la aprobación de forma urgente de siete medidas en la capital manabita para evitar un rebrote de casos de COVID-19.

Ya anteriormente los integrantes del COE de esa localidad mocionaron otras propuestas con este mismo fin.

Hasta el pasado sábado Portoviejo seguía como el cantón manabita con más casos confirmados del virus con 1 714 casos, que representan el 28% del total de 6 068 casos en la provincia.

El comunicado firmado por los integrantes del pleno del Concejo contempla que el horario del toque de queda pase de 23:00 a 05:00 a 21:00 a 05:00; además prohibir la apertura de salas de cine, de espacios públicos como parques; hasta el 25% de aforo en entidades públicas y privadas; implementar la ley seca los viernes, sábado y domingo y prohibir la circulación de vehículos los días domingos.

Publicidad

El segundo pedido es que el COE nacional disponga a los cantones manabitas con acceso a las playas, adoptar medidas de precaución necesarias para prevenir contagios.

Además que las autoridades acojan estas medidas con base a informes técnicos actuales y que se evidencie el control de contagio permita a cada localidad retomar de manera organizada a las medidas vigentes en cada color de semáforo sanitario.

En otra de las solicitudes, el Concejo pidió que se disponga al Ministerio de Salud Pública (MSP) cambiar la metodología de información publicada y que la misma sea entregada periódicamente al COE cantonal.

Además que el COE nacional inste a las Fuerzas Armadas y Policía en coordinación con el cabildo portovejense a que se controle el territorio en zonas críticas. En el sexto punto se solicita que las autoridades nacionales que se ordene al MSP fortalecer la dotación de profesionales de la salud y medicamentos en las unidades de salud y aumento de camas en salas de Unidad de Cuidados Intensivos de hospitales.

Y finalmente, el Cabildo portovejense pidió que las autoridades de Gobierno hagan un llamado a la ciudadanía para que se aplique el confinamiento voluntario y las medidas de bioseguridad.

Hasta el momento en Portoviejo se han identificado varias zonas críticas en las parroquias Crucita, Picoazá, Andrés de Vera, Colón y Simón Bolívar.

El pasado 12 de julio, personal municipal y militares desalojaron a cientos de personas que acudieron a la playa de Crucita, pese a que aún está prohibido el ingreso a balnearios.

Andrea Delgado, presidenta de la junta parroquial de Crucita, señaló que aún se presentan fallecimientos de personas a causa de COVID-19 en este balneario portovejense. (I)