Mañana, 14 de julio, es el Día Internacional de los Tiburones. Son considerados el grupo de vertebrados más amenazado del mundo ya que hay especies de estos animales que han perdido cerca del 90 % de sus poblaciones mundiales debido a la sobrepesca, dice la organización ambiental WWF, en un comunicado.

"En el mundo hay más de 400 especies de tiburón y no son ni medianamente parecidas a la imagen que las películas nos han dado", afirma la institución. Y, además, aclara que los seres humanos no formamos parte de la dieta de estos grandes pelágicos.

Por ejemplo, hay tiburones que viven en las profundidades y comen por succión, como el tiburón nodriza que parece "inhalar" los alimentos en su boca. El tiburón ballena se alimenta por filtros para conseguir plancton a través de sus branquias modificadas, es decir el tiburón más grande del mundo (hasta 20 metros de longitud) sobrevive de uno de los animales más pequeños del océano (algunas especies de plancton miden tan solo medio milímetro).

Incluso los tiburones que son grandes depredadores, como el tiburón tigre o el tiburón blanco, tienen dietas variadas que en ningún caso incluyen a los seres humanos.

Publicidad

El rol que cumplen los tiburones en el ecosistema es fundamental y su posible extinción afectaría profundamente en la resiliencia y salud de los océanos, claves para la subsistencia del hombre.

Los tiburones son considerados el grupo de vertebrados más amenazado del mundo. Foto: Jeff Rotman/WWF

"Los tiburones desempeñan un papel muy importante y ayudan a mantener el delicado equilibrio de la vida dentro de los ecosistemas marinos", dice WWF.

En los arrecifes de coral y en las praderas marinas, los tiburones ayudan a mantener el equilibrio entre especies carnívoras depredadoras y especies herbívoras, así también disminuyen la presión del pastoreo en las hierbas marinas.

¿La importancia de esto?, los pastos marinos pueden capturar carbono de la atmósfera 35 veces más rápido que los bosques tropicales, mientras que los arrecifes de coral están entre los ecosistemas más biodiversos del mundo, claves para la reproducción de muchas especies comerciales de peces y crustáceos.

Además, algunos tiburones se alimentan de especies enfermas y débiles, lo que ayuda a la salud de las poblaciones de peces.

Publicidad

Muchas especies de tiburón se sumergen a grandes profundidades para alimentarse, mientras regresan a la superficie, defecan y devuelven nutrientes cruciales. Sin esos elementos esenciales, el fitoplancton, base de muchas cadenas alimentarias oceánicas, no podría crecer.

"No olvidemos que el fitoplancton produce la mitad del suministro de oxígeno de la Tierra", añade la organización.

Los tiburones son especies casi mitológicas, que han habitado miles de años en el planeta, y ahora, el ser humano está siendo responsable de su desaparición.

El tiburón ballena se alimenta por filtros para conseguir plancton a través de sus branquias modificadas. Foto: David Fleetham/WWF

Los factores que amenazan a los tiburones a nivel mundial son principalmente: la sobrepesca y la contaminación de los océanos, muchas veces los tiburones mueren al quedar atrapados en redes fantasmas (redes de pesca abandonadas o perdidas).

"Al hablar sobre estas amenazas es importante entender que no todas las especies de tiburones son iguales y, por tanto, la vulnerabilidad de cada especie en una región o zona específica dependerá del nivel de impacto de las amenazas como de sus características biológicas".

Por ejemplo, la mayoría de tiburones oceánicos tardan muchos años en alcanzar la madurez sexual y tienen pocas crías; es decir las poblaciones simplemente no pueden recuperarse al mismo ritmo que se capturan, muchas veces para cortar sus aletas por satisfacer la demanda del mercado.

Según la FAO, el mercado de aletas ha llegado a generar 377,9 millones de dólares americanos anualmente entre 2000 y 2011.

Situación de los tiburones en Ecuador

En aguas ecuatorianas se han llegado a registrar 68 especies diferentes de tiburones, de las cuales 30 han sido reportadas en puertos de desembarques. La problemática alrededor de los tiburones tiene muchas aristas, depende de muchos actores y por esta razón es un tema complejo.

¿La prohibición es la salida? En el 2004, el Gobierno prohibió la pesca, comercialización y exportación de tiburones, incluso de los ejemplares que fueran capturados de manera incidental. La medida incrementó el comercio ilegal y creó un mercado negro de estas especies.

La pesca incidental se mantuvo a escondidas, ya que los tiburones continuaron mordiendo los anzuelos, y enredándose en las redes y trasmallos de los pescadores, en ese entonces era imposible medir el impacto a nivel de las pesquerías artesanales e industriales porque no había ningún registro.

Con ese antecedente, actualmente la pesca dirigida de tiburón está prohibida en el país, al igual que el aleteo (cortar las aletas al tiburón, normalmente vivo, y desechar el cuerpo del animal al mar).

"La pesca incidental es permitida, con diferentes consideraciones, dependiendo la especie y su grado de vulnerabilidad (hay más de 60 especies diferentes en el país). Esto ha permitido contar con un sistema de control, registro y monitoreo, proporcionando información clave que permite mejorar las medidas de conservación y comprensión de la problemática", indica WWF.

En el 2019 Ecuador se convirtió en el primer país del mundo que logró actualizar, por segunda vez consecutiva, su Plan de Acción Nacional de Conservación de Tiburones. Este plan es una hoja de ruta, una herramienta de gestión para garantizar la sostenibilidad y la conservación de los tiburones en el país.

"Existe un preocupante tráfico ilegal de aletas de tiburón y una impresionante demanda internacional. Parece un laberinto sin salida, sin embargo, desde la educación ciudadana, el entendimiento de la problemática, las decisiones fundamentadas y las buenas prácticas, Ecuador será capaz de enfrentar esta lucha nacional, regional y mundial", añade WWF. (I)