Un año ocho meses y la firma de tres decretos presidenciales implicó llevar a cabo la fusión del Ministerio de Ambiente y la Secretaría del Agua, que se concretarían este 1 de junio con la existencia del nuevo Ministerio de Ambiente y Agua.

La Secretaría se creó en el 2008 y después de doce años vigente empezó su extinción a través del decreto 533 del 3 de octubre del 2018, que suscribió el presidente Lenín Moreno y como parte de la optimización de la Función Ejecutiva por la crisis económica dispuso que "los derechos y obligaciones, constantes en convenios, contratos u otros instrumentos jurídicos, nacionales o internacionales que le corresponden al Ministerio del Ambiente y a la Secretaría del Agua, serán asumidos por el Ministerio del Ambiente y Agua".

Desde entonces se dio 90 días para la fusión, 120 días para la evaluación y selección del personal, y 90 días para ejecutar la nueva estructura.

Pero en diciembre del 2018 con otro decreto se amplió a 180 días la fusión, 210 días para evaluar la nómina y 180 días para implementar la nueva estructura. Los plazos tampoco se cumplieron.

Publicidad

Y el 4 de marzo del 2020 Moreno emitió un nuevo decreto extendiendo por 60 días más la fusión, 90 días para evaluar a los trabajadores y otros 90 días para remitir a la Secretaría General de la Presidencia una propuesta de reorganización institucional con los "principios de eficacia, eficiencia y austeridad".

A esto se suma que en los primeros tres años de mandato de Moreno, la cartera de Ambiente ha tenido cinco ministros: Tarcisio Granizo, Humberto Cholango, Raúl Ledesma, Juan De Howitt y finalmente Paulo Proaño, quien está encargado.

Proaño asegura que esta fusión será positiva para el país y permitirá el ahorro de recursos. "Vamos a ser más eficientes. Sé que ha habido muchas dudas, pero esta fusión será amigable con el usuario, más eficiente, innovadores y vamos a tener transparencia en los servicios", dijo.

Las partidas presupuestarias, los bienes muebles e inmuebles, activos y pasivos de las dos entidades pasarán al Ministerio.

Publicidad

Aunque está pendiente si habrá revisión del presupuesto o una posible reducción de personal, y en esta semana se podrían tener resultados, afirmó el ministro.

Es que según la información oficial, Ambiente tiene 1857 funcionarios y la extinta Senagua 887. El presupuesto de la primera asciende a los $46 265 206 y de Agua a $26 917 636.

La cartera absorbe también más de 11 000 trámites represados, según Mariano Curicama, quien renunció hace pocas semanas a la Subsecretaría de Riego y Drenaje de la Senagua, al conocer que se reorganizaron las direcciones zonales en todo el país, sin que se tomara en cuenta sus observaciones. "Nunca fuimos invitados a participar de la fusión", expresó Curicama.

Los 11 000 documentos represados tratan adjudicaciones, reversiones, nombramientos de personeros de juntas de riego que no se atendieron, entre otros motivos, por el constante cambio de autoridades, agregó el exfuncionario.

Publicidad

Proaño no negó este represamiento y reconoció que "es verdad" y que se debe a lo que hicieron anteriores administraciones, por lo que ofreció que serán "eficientes con el usuario" y se creará un Portal Único de Información Ambiental y Agua que gestionará la información.

Sin embargo, esta fusión genera descontento.

Antonio Gaybor del Foro de los Recursos Hídricos y Segundo Guaillas, de la Red de Organizaciones Sociales y Comunitarias del Agua acudieron hasta el Consejo de Participación Ciudadana y Control Social (CPCCS) para detener esta política.

Gaybor increpó que "no tiene sentido" esta política. "La Senagua es una entidad débil y con la unificación se va a ahondar la crisis del Ministerio de Ambiente. Queremos que se pare este proceso, y que participen las organizaciones sociales", entre las que cuentan 3000 juntas de regantes y 7000 juntas de sistemas comunitarios.

Publicidad

Guaillas coincidió en que sean tomados en cuenta para gestionar el agua y pidió que el CPCCS los respalde en su pedido.

Y así fue. Se aprobó una resolución "instando" al jefe de Estado a suspender el proceso y conformar una mesa de trabajo para fortalecer a la Senagua.

Proaño respondió que hay un decreto firmado por el mandatario que debe cumplirse.

Y no solo la Senagua fue parte de la optimización. Al nuevo ministerio se adscribirán la Agencia de Regulación y Control del Agua; la Agencia de Regulación y Control de la Bioseguridad y Cuarentena para Galápagos; el Instituto Nacional de Biodiversidad, y el Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología (Inahmi). (I)