La salud no es la única preocupación de los ecuatorianos y de las autoridades, ahora también lo es el empleo.
Según una encuesta de Advance Consultora, el 77 % de los ciudadanos creen que el empleo disminuirá en los próximos tres meses (abril, mayo y junio) y solo el 14 % piensa que lo mantendrá.

En medio de esta emergencia sanitaria generada por el COVID-19, se plantean cambios en el seguro de desempleo, una opción a la que pueden acceder los afiliados que son separados de una empresa.

El Gobierno ya alista un plan cuyo fin es amplificar la cobertura y reducir los tiempos de cobro de este seguro en el nuevo proyecto de Ley que remitirá a la Asamblea.

El pasado miércoles, el ministro de Finanzas, Richard Martínez, durante su intervención en el Legislativo, mostró la propuesta de reducir de 60 días a un día el cobro del seguro de desempleo: $280 mensuales (70 % del salario básico unificado) por cinco meses.

Publicidad

Actualmente el seguro de desempleo lo han cobrado 4355 personas de enero a marzo. Según Martínez, es el 25 % más en relación con el mismo periodo del año anterior.

El funcionario también planteó ampliar la cobertura de beneficiarios: afiliados en relación de dependencia, trabajadores independientes sin relación de dependencia y los afiliados voluntarios residentes en el país.
Solo no podrán acceder los afiliados que han renunciado voluntariamente.

Indicó que el seguro puede cubrir hasta 550 000 personas, más del número de personas que se prevé en desempleo. Pues Martínez mencionó que 508 000 personas podrían entrar en el desempleo como parte de los impactos generados por el COVID-19, esto es, un incremento de la tasa del 9 % al 10 %.

Todos los años hemos visto que el desempleo ha bajado el 2 %, 3 %, siempre han sido las proyecciones, ahora estamos hablando de tres o cuatro veces más que en un año”. Lenin Duque, experto laboral

De acuerdo con expertos laborales, los actuales cambios planteados son positivos, pero consideran que deberían ser analizados con mayor profundidad para que el trabajador no se sienta abandonado.

El especialista Lenin Duque aconseja cambios en el número de aportaciones, que ahora se exige tener mínimo de 24 contribuciones no simultáneas y las 6 últimas consecutivas.

“La primera quincena de marzo la mayoría de las empresas aguantaron, pero empezaron a partir del 1 de abril a despedir, entonces (los trabajadores) no pueden acceder al seguro de desempleo porque su patrono no está al día”, dice. Por eso propone que se cuente las aportaciones hasta diciembre pasado.

El alcance de la cobertura tiene un carácter social porque al cubrir 550 000 personas se estaría cubriendo a 550 000 familias con el seguro de desempleo”. Carlos Araujo, experto laboral

Mientras que el experto Carlos Araujo cree que podría considerarse a aquellos que ingresaron a trabajar los últimos dos, tres y cuatro meses. “En este momento es una propuesta, pero estamos a tiempo para prever esos detalles. Hay que darle un alcance real a la ciudadanía, de carácter social, buscarle toda la flexibilidad necesaria para que el trabajador no se sienta abandonado”, expresó.

Duque agrega que se podría incluir a los trabajadores que fueron separados bajo la figura del numeral 6 del artículo 169 del Código de Trabajo sobre la terminación del contrato por fuerza mayor. (I)