Al referirse al estado de excepción y las protestas de once días en Ecuador, el ministro de Defensa, Oswaldo Jarrín, señaló que la semana pasada se emitió una nueva directriz para afrontar la insurgencia.

Durante la ceremonia en que presentó a los nuevos miembros de la cúpula, Jarrín señaló que las Fuerzas Armadas (FF.AA.) hicieron lo que permite las leyes vigentes que ponen a la institución militar como "apoyo" a otras instituciones y que son producto de los diez últimos años en los que se denostó, limitó y eliminó a las FF.AA.

Pese a ello, en Ecuador no se rompió el orden constituido y la democracia, las FF.AA. están preparadas para responder en situaciones de crisis y está claro que tienen el monopolio exclusivo del uso de la fuerza junto a la Policía Nacional. Sin embargo, es necesaria la aprobación de las leyes de seguridad y militares enviadas a la Asamblea desde el año pasado.

Reafirmó que las Fuerzas Armadas hicieron lo que permiten las leyes vigentes y no usaron armas letales.

Publicidad

Ministro de @DefensaEc dice que no permitiran q el orden constitucional y la democracia sean afectadas, tampoco población y áreas estratégicas por la insurgencia @eluniversocom pic.twitter.com/1yvAEPdtMK

"Las Fuerzas Armadas no pueden ser secundarizadas para que queden exclusivamente para el apoyo, si es que hay necesidad... Esa es la nueva relación que se está creando es una anomia (ausencia de ley) entre la autoridad estatal y las leyes... No hay nada más legal que el pueblo le entregue la responsabilidad de la seguridad a las FF.AA. y a la Policía", explicó.

Jarrín ratificó que, durante los once días de protestas y paros, no se usó armas letales y eso fue cumplido "disciplinariamente, a costa del sacrificio personal de nuestro personal". 

El ministro no se refirió a si aún rige o no el estado de excepción como lo expresó el exjefe del Comando Conjunto, Roque Moreira, antes de dejar su cargo. Tampoco a los militares heridos, retenidos y vehículos militares afectados durante las protestas.  (I)