El exjuez y actual ministro de Justicia de Brasil, Sergio Moro, afirmó este miércoles que los supuestos diálogos divulgados por The Intercept Brasil -que cuestionan su imparcialidad al frente de la operación Lava Jato- no pasan de un ataque "sensacionalista" y de un "revanchismo" por su trabajo.

"Pensé que saliendo de la magistratura y al asumir una posición de ministro, ese revanchismo, esos ataques a mi trabajo como juez que enfrentó la corrupción aplicando la ley, se acabarían. Pero por lo visto, me equivoqué", afirmó Moro en una sesión de la Comisión de Constitución y Justicia del Senado.

"Hubo una invasión criminal (de teléfonos celulares) por parte de un grupo organizado con el objetivo de invalidar condenas por corrupción y lavado de dinero u obstruir investigaciones en curso, que pueden afectar a personas poderosas, o simplemente atacar las instituciones brasileñas", agregó.

La primera salva de filtraciones de presuntos mensajes de Moro y de fiscales de Lava Jato siembra dudas sobre la imparcialidad del exjuez de la mayor operación anticorrupción de la historia de Brasil y sugieren que pudo haber conspirado para mantener al expresidente de izquierda Luiz Inácio Lula da Silva fuera de la carrera presidencial de octubre de 2018.

Publicidad

Lula fue condenado por Moro en 2017 a 9 años y medio de cárcel por corrupción pasiva y lavado de dinero; fue detenido en abril de 2018 y su pena fue reducida desde entonces a 8 años y 10 meses.

Las elecciones del año pasado fueron ganadas por el ultraderechista Jair Bolsonaro, quien designó ministro de Justicia a Moro, convertido en símbolo de lucha contra la impunidad.

Moro negó este miércoles haber tenido contacto alguno con Bolsonaro al proferir su primera sentencia, en julio de 2017.

"No conocía al presidente Jair Bolsonaro. Hubo un encuentro casual en un aeropuerto, si no me equivoco en 2016, en un aeropuerto. Me lo crucé rápidamente y lo saludé. Nos encontramos nuevamente el 1 de noviembre de 2018, cuando formalizó su invitación para ser ministro", comentó. 

También alegó que en el sistema judicial brasileño, donde el magistrado encargado de la instrucción de un proceso es el mismo que luego juzga el caso, "no es inusual que un juez converse con un abogado, con un fiscal, con la policía". 

El funcionario dijo a un comité del Senado en Brasilia que algunos de los mensajes que se le atribuyeron podrían haber sido alterados deliberadamente y que sospecha que el crimen organizado está detrás del supuesto "hackeo".

Publicidad

La operación Lava Jato, que desde 2014 ha puesto al descubierto una vasta red de sobornos pagados por constructoras a políticos para obtener contratos con la estatal Petrobras, colocó a prominentes empresarios y políticos de casi todo el espectro tras las rejas.

The Intercept Brasil asegura que esa fue apenas una primera salva, pues dispone de un arsenal de mensajes en espera de divulgación.

El periodista estadounidense radicado en brasil Glenn Greenwald, cofundador de The Intercept, rebatió a través de Twitter las declaraciones del ministro. 

Moro continua tentando insinuar que as conversas que estamos publicando podem ser alteradas, mas ele não sabe, porque afirma que não as tem mais. Mas Deltan os tem. LJ tem eles. Se eles foram alterados, eles poderiam facilmente provar isso. Mas eles não fizeram e nunca vão.

"Nadie alegó jamás, y mucho menos probó, que cualquier cosa que publicásemos fuese alterada. Es porque todos -especialmente Moro y los miembros de Lava Jato- saben que son auténticos", escribió Greenwald.

The Intercept, asegura que esa fue apenas una primera salva, pues dispone de más mensajes en espera de divulgación.

"Ya empezamos a trabajar con otros periódicos, revistas y periodistas en esos materiales", añadió Greenwald, cuyo sitio ha ido divulgado las revelaciones con cuentagotas.

La operación Lava Jato, que desde 2014 ha puesto al descubierto una vasta red de sobornos pagados por constructoras a políticos para obtener contratos con la estatal Petrobras, colocó a prominentes empresarios y políticos de todo el espectro tras las rejas.

"Nunca actué en ese proceso movido por cuestiones ideológicas o político-partidarias", reiteró Moro este miércoles.  (I)