Llamadas telefónicas para “presionar”, falta de información, desorden y hasta presuntas modificaciones en las actas de escrutinio de las votaciones del 24 de marzo en Los Ríos y Guayas son aspectos que recoge el informe de investigación que realizaron los asesores de los cinco consejeros del Consejo Nacional Electoral (CNE).

El pleno aprobó un informe que recogió los incidentes después de las elecciones y fue enviado a la Fiscalía para que investigue.

Se observó, entre otras cosas, que en los cantones de Mocache y Babahoyo, en Los Ríos, y Salitre, en Guayas, se “habrían producido posibles cambios y alteraciones en actas de escrutinio de recuento y su procesamiento”.

En la Junta Provincial Electoral del Guayas se habría duplicado “la actividad de reconteo de votos en el cantón Salitre, lo que significó que se impugne y se recurra al acto administrativo, lo que generó que el acto se prorrogue”.

Una de las vocales de la Junta Electoral de Los Ríos citada en el informe dijo que recibía “llamadas de Quito de la Secretaría y la Presidencia del CNE”, aunque no dio nombres.

Por otra parte, el Tribunal Contencioso Electoral (TCE) recibió el martes pasado otra apelación a los resultados de la elección de los vocales del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social (CPCCS) del candidato Francisco Bravo. Con esta, suman tres. (I)