Ecuador termina el año con dificultades económicas y con una deuda externa que continúa en niveles mayores al 40 %, herencia del modelo económico y político del pasado Gobierno. Adicionalmente, hubo buenos resultados de la remisión tributaria que ha cerrado en un monto aproximado a los $ 1.250 millones. Sin embargo, la producción petrolera, se ha mantenido a la baja.

A la par, el Gobierno ha buscado realizar correcciones (reducción de subsidios y del gasto corriente) que le lleven a bajar el déficit, pero que le ha generado una visión negativa de la ciudadanía.

Por ejemplo, sobre el incremento de los precios de la gasolina, el 75 % de la población se mostró en desacuerdo. Mientras que el 21,5 % estuvo de acuerdo y el 3,5 % no dio respuesta. En Quito y Guayaquil el desacuerdo fue del 84,9 % y 82,9 %, respectivamente, según una encuesta de Cedatos publicada en esta semana.

Entre tanto, sobre la reducción de los salarios de los funcionarios de nivel jerárquico superior, el 80,6 % de los consultados se mostró de acuerdo.

Publicidad

Cinco analistas que vienen de centros de educación superior, tanto de Quito como de Guayaquil, dan sus opiniones sobre la senda que debe recorrer el país en el 2019. Se les plantearon tres preguntas:

1. ¿Cómo puede salir Ecuador de un modelo económico cuyo motor era el gasto e inversión pública? ¿Qué condiciones se deben crear? ¿Se ha dado algún paso hacia esa ruta?

2. ¿Cree que se llegará a un acuerdo con el FMI o terminará el país buscando deuda con China? ¿Cuáles serían los costos políticos, económicos y sociales en cada caso?

3. ¿Cuáles son las posibles medidas que adoptará el Gobierno en 2019, considerando que tiene menos recursos de los que ha calculado en petróleo o en concesiones? 

Aquí, un resumen de sus respuestas: 

Jorge Calderón Salazar

CARGO: Rector del Instituto Particular Superior Tecnológico Argos

"Camino no es fácil para el país"

Publicidad

1. El Gobierno está realizando esfuerzos... Está tomando medidas como promover la inversión extranjera, aliviar la carga tributaria de las empresas, entre otras; pero no es fácil el camino, partiendo de que la confianza entre los sectores público y privado, el Gobierno y las instituciones internacionales, etc., se está restableciendo.

2. El Gobierno está preparando el terreno para un acuerdo con el FMI, claro está que será su último recurso, porque la mayor parte de la población no ve bien un acuerdo con organismos multilaterales, debido a las exigencias que solicita. En otros países se pide reducción de salarios en el sector público, reducir el gasto de Gobierno, eliminar subsidios, privatizar o concesionar empresas públicas.

3. Habrá una mayor reducción del aparato estatal, revisión de otros subsidios, etc. Todo esto debe ir de la mano con la operatividad de la Ley de Fomento Productivo, que con el reglamento debería colaborar que se dinamicen las inversiones...  

José Gabriel Castillo

CARGO: Director del Centro de Investigaciones Económicas de la FCSH-Espol

"Acuerdo con FMI es inevitable"

1. El país debe trabajar en construir un ambiente favorable a la inversión, innovación y emprendimiento. Reducir las cargas burocráticas para hacer más eficientes los procesos productivos; flexibilizar alternativas contractuales en el mercado laboral y reducir niveles de incertidumbre de la política económica, son todos pasos en esta línea.

2. Creo que un acuerdo con el FMI, en este punto, no solo es necesario sino inevitable. Sin perjuicio de otras fuentes de financiamiento, el FMI es la única entidad con la capacidad de crédito necesaria para proponer un programa de estabilización que nos permita ajustar los balances fiscales y externos en los próximos diez años.

3. La focalización del subsidio al gas doméstico es una medida necesaria y que debe estar en agenda, pero creo improbable que el Gobierno la promueva el próximo año, tras los ajustes. La única forma de sostener la inversión pública es mediante la promoción de inversiones compartidas con el sector privado. En este sentido, las alianzas público– privadas son estratégicas y deberíamos observar una profundización el próximo año.  

Diego Mancheno Ponce

CARGO: Decano de la Facultad de Economía de la Pontificia Universidad Católica

"Hay $ 30.000 millones afuera"

1. Si se reduce la fuente pública, se esperaría que el sector privado tome la posta. Analistas que señalan que hay $ 30.000 millones en el exterior de dinero de ecuatorianos. ¡Imagínese si ese dinero se pudiera invertir aquí! Lo que hace huir a los inversionistas es la incertidumbre. Para que haya certidumbre debe haber estabilidad institucional, transparencia presupuestaria e información oportuna. El Gobierno no ha trabajado en estos puntos.

2. Con China necesitamos financiamiento, pero basado en una renegociación de los anteriores. Con el FMI se debe negociar de manera abierta incluyendo a la ciudadanía. El Fondo podría pedir eliminación de subsidios y estoy de acuerdo. Los subsidios generan externalidades: contaminación y contrabando que afectan a todos.

3. Se deben tomar medidas articuladas. A más de los subsidios, entregar crédito al sector productivo desde la banca privada pero con un coseguro. Hoy el problema del país ya no es la corrupción sino la impunidad. Otra medida es dar muestras de cero tolerancia a la impunidad. 

Alberto Dahik Garzozi

CARGO: Director del Centro de Estudios Económicos y Sociales para el Desarrollo (Cesde).

"Ecuador, adicto al gasto público"

1. La salida de ese modelo no es fácil. Ecuador se volvió adicto al gasto público, creció del 22% del PIB a más del 40%... Para salir se requiere un programa completo que reestructure las finanzas públicas, que rompa una serie de distorsiones como el 5% de impuesto a la salida de capitales, la inflexibilidad laboral, la asfixia regulatoria, en el comercio exterior, la manipulación de tasas de interés. Deshacer la barbarie de los últimos diez años, esa es la clave.

2. No hay peor costo social que no hacer nada. Lo más lógico sería recurrir a los organismos internacionales: Fondo Monetario Banco Mundial y Banco Interamericano de Desarrollo, de tal suerte que existan los recursos suficientes para tener ese colchón que permita que los ajustes sean compensados con medidas sociales.

3. Las medidas tienen que apuntar a reducir subsidios, el tamaño del Estado, pero no solo se trata de eso, es dar los estímulos para que el sector privado pueda generar empleo, inversión y atraerla del exterior, que significan divisas para que la economía pueda crecer...  

Vicente Albornoz

CARGO: Decano de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de las Américas

"Vivir dentro de lo que podemos"

1. Hay que preocuparnos de producir. En la época de Correa vivimos de la renta del petróleo y nos olvidamos de producir. Necesitamos empresas que inviertan, contraten mucha gente. Suena sencillo pero no es tan fácil. Para atraer la inversión hay que empezar desde lo más obvio: no maltratar a las empresas. Hacer más flexible el mercado laboral y las empresas deben estar seguras de que hay un Gobierno funcionando y financiado. El Gobierno sí ha caminado en esa dirección, pero no lo suficiente.

2. Estoy seguro de que nos vamos a acercar al FMI. No sé si logremos un acuerdo. Para llegar al acuerdo nos falta reducir el déficit no petrolero del Gobierno. Los chinos nos prestarán un poco más de plata, pero no mucho. El acuerdo con el FMI nos daría oxígeno de liquidez y credibilidad ante el mundo.

3. Entre las medidas a futuro probablemente habrá revisión del precio del diésel, se reducirán gastos de personal. Es que vivimos 10 años por encima de nuestras posibilidades. Ahora tenemos que vivir dentro de lo que podemos. (I)