Niños víctimas de una migración obligada por violencia y pobreza

Niños víctimas de una migración obligada por violencia y  pobreza
Niños víctimas de una migración obligada por violencia y  pobreza
2 de Septiembre, 2018
2 Sep 2018

La violencia y la situación socioeconómica son las principales razones que llevan a emigrar, incluso a niños y adolescentes solos.

En el caso de tres países latinoamericanos (Guatemala, Honduras y El Salvador), la violencia relacionada con las maras, bandas criminales, la extorsión, la pobreza, la falta de acceso a la educación, son las realidades que enfrentan familias que deciden emigrar de estos territorios, según un reciente informe de la Unicef.

El estudio contó el caso de Pilar, de 15 años, que junto a su familia busca asilo en Guatemala, país al que huyeron ellos y su hermano en abril tras la amenaza que le hizo a Pilar la pandilla mara B18 en Honduras.

Ella fue extorsionada por una amiga del colegio que junto a su novio pandillero le pedían que se haga prostituta para generar fondos para la mara. Pilar rechazó esa opción y amenazaron con matarla. Ella le dijo a sus padres, quienes decidieron salir del país.

El papá de Pilar afirma que en el lugar donde vivían, en ciudad El Progreso, no se puede ir a la policía porque “ellos (la pandilla) también están en la cadena de corrupción”.

El Salvador, Guatemala y Honduras son tres de los países más pobres del continente. En el primero 44% de los niños viven en hogares clasificados como pobres, en el segundo el 68% y en Honduras el 74%.

Esto hace que familias envíen a los pequeños a emigrar hacia el norte, a México y EE.UU. De enero a abril de este año, 10.756 mujeres y niños inmigrantes (de un total de 63.523) han sido expulsados de EE.UU. y México.

“Nos encontramos con una situación que no es nueva, pero que se sigue cobrando decenas de víctimas”, dijo al diario El País Marita Perceval, actual directora regional de Unicef, quien agrega que los niños y niñas –al ejercer su derecho a la migración– acaban siendo víctimas de la violencia y pobreza de sus lugares de origen.

Isabel es otra adolescente que ha sido devuelta a su país, El Salvador, dos veces. La primera cuando emigraba con su familia hacia EE.UU., pero los separaron en México. Ella fue enviada a un refugio infantil y un mes después deportada, mientras sus padres sí pudieron llegar hasta Virginia.

Hace pocos meses el Gobierno de EE.UU., presidido por Donald Trump, fue duramente criticado por su decisión de separar a los niños (2.600, entre ellos 102 menores de cinco años) de sus padres inmigrantes mientras intentaban entrar ilegalmente al país. Sin embargo, en México, los niños también son separados de sus padres desde 2014, con su programa Frontera Sur, que en los cuatro primeros meses de este año ha detenido a 9.995 niños.

En las familias que son interceptadas durante su tránsito por México, así como en EE.UU., son separadas, en un acto que especialistas califican de violación a los derechos de los menores.

Eric, de 18 años, es otro joven que ha vivido esta historia. A sus nuevos años él, su madre y su hermana salieron de Honduras camino a EE.UU., pero en México autoridades los interceptaron. Según cuenta, un oficial quiso venderlo a alguien con el que hablaba por teléfono. “Llegó otro oficial y nos llevó a una prisión llena de madres con sus hijos. Cuatro meses después, nos deportaron a Honduras sin dinero... lo habíamos vendido todo”, contó.

Sin protección

De acuerdo con los números de Unicef, más de 68.000 niños migrantes fueron detenidos en México entre abril del 2016 y el mismo mes de este año. El 91% de ellos fueron deportados a sus naciones de origen, pese a que tiene tratados internacionales y leyes propias que protegen a los menores en riesgo.

La travesía de los migrantes conlleva muchos peligros, principalmente para mujeres y niños que viajan solos, quienes son un objetivo para contrabandistas y criminales que los explotan o los matan.

Pero quedándose en sus países también corren peligro. Unicef indica que las tasas de homicidios en esos países es alta. En Honduras muere un niño a diario por esta causa entre 2008 y 2016. En El Salvador, 365 niños fueron asesinados en 2017, y en Guatemala murieron 942 niños, el 77% por armas de fuego el año pasado. (I)

Niños víctimas de una migración obligada por violencia y pobreza
Internacional
2018-09-02T00:00:29-05:00
Además de EE.UU., México también detiene y separa a niños y sus familias, según un informe.
El Universo

Lo más leído