Amable Angamarca y Luisa Lozano, quienes el pasado 30 de mayo fueron sentenciados a cuatro años de prisión por el Tribunal de Garantías Penales de Loja, expusieron de forma reservada su testimonio ante Diego Zorrilla, coordinador Humanitario de Naciones Unidas (ONU) en Ecuador.

Ambos participaron en las movilizaciones del 17 de agosto de 2015 convocadas por la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie) y sindicatos. En esa jornada, 29 personas fueron detenidas en Saraguro por lo que se les llamó los “29 de Saraguro”.

Antes de la reunión dijeron ser inocentes. Según Lozano, a ella la detuvieron por defender a una persona que estaba siendo arrastrada. “Ahora me han acusado por paralización de servicios públicos. Yo no he hecho nada, soy inocente, no sé con qué pruebas ellos me sentencian”, agregó Lozano.

Angamarca señaló que ese día realizaba la cobertura para una radio comunitaria.

Agregó que llegó la policía, lanzaron bombas lacrimógenas y tuvo que refugiarse en una comunidad por problemas de salud: “Estaba en un baño (...) y luego me sacaron de una forma arbitraria, rompiendo las seguridades de la puerta”.

Jorge Herrera, presidente de la Conaie, indicó que además de la exposición de los testimonios entregarían un documento sobre “violaciones de derechos fundamentales, de los derechos territoriales y constitucionales que han ido desarrollándose (...) en este régimen”. (I)