Joaquín ‘el Chapo’ Guzmán confiesa cuál es su mayor adicción en un video

Con sentencia a cadena perpetua, el narcotraficante mexicano fue “traicionado” por catorce de sus antiguos colaboradores, quienes tras contar varios crímenes del pasado sus casos judiciales están cerrados y ahora se encuentran confinados en cárceles especiales, pagando condena desde la comodidad de sus casas e incluso algunos podrían gozar de su libertad. Como por ejemplo Vicente Zambada Niebla, el Vicentillo, quien luego de diez años de colaborar con las autoridades estadounidenses pidió que se le otorgara su “libertad por compasión”.

'Vicentillo' Zambada es uno de los narcos que traicionaron al 'Chapo' Guzmán.

Una de las historias que surgieron fue la de un “humilde campesino” que pasó de cultivar marihuana en la sierra de Sinaloa (al norte de México) a convertirse en un narco internacional que aterrorizó a un país y generó una fortuna de más de 14 millones de dólares.

En el expediente de Zambada, quien fue sentenciado a quince años por confabulación de exportación de droga en la Unión Americana|, se justifica su petición asegurando que el coronavirus se expande rápidamente dentro de los sistemas penitenciarios de Estados Unidos.

El narco se enfrentaba a cadena perpetua; sin embargo, su testimonio e información clave de organizaciones rivales que facilitó a la Agencia Antidrogas de EE. UU. beneficiaron a una rebaja a su condena. Además podría otorgársele una nueva identidad y nunca más volvería a pisar Sinaloa.

Otro narco que habló sobre el Chapo fue el tío de Vicentillo: Jesús Reynaldo Zambada, el Rey, quien desapareció apenas testificó contra Guzmán Loera.

El Rey en su testimonio dio detalles sobre la estructura montada del cartel de Sinaloa, para sobornar a las autoridades federales estatales y municipales mexicanas. Además explicó que Guzmán era su “compa” y que su hermano Ismael Zambada era el verdadero líder de la organización criminal. También contó que Joaquín Guzmán estuvo al frente de guerras sangrientas entre grupos rivales y controlaba la zona conocida como el Triángulo de Dorado, formada por territorios en tres estados: Sinaloa, Durango y Chihuahua.

Finalmente aparece Dámaso López, el Licenciado, quien se convirtió en la mano derecha del Chapo Guzmán tras su fuga de la prisión de Puente Grande, Jalisco. Este personaje está trabajando en colaboración con las autoridades de Estados Unidos, y según Miguel Ángel Vega, experto en narcotráfico, el Licenciado podría declarar contra Genaro García Luna.