La siguiente información puede convertirlo en un mejor ciudadano, así que anótela y téngala a mano por si llega a necesitarla: para denunciar formalmente un caso de maltrato animal hay que comunicarse al conmutador del Municipio de Guayaquil, 259-4800, extensión 3320, y explicar el caso que desea reportar. No necesita mencionar su nombre o número de cédula, ya que la denuncia puede ser anónima para evitar conflictos entre vecinos (generalmente la llamada proviene de una persona que reside cerca del infractor).

Otra vía para intentar detener un caso de maltrato animal es acercarse a la comisaría municipal creada específicamente para atender esos casos, ubicada en las calles Noguchi y Gómez Rendón. O también puede hacerse a través de las redes sociales de la Dirección de Bienestar Animal de la Alcaldía (@bienestaranimalgye_), todo esto debido a que el Municipio es la autoridad que regula la fauna urbana.

Cualquier vía es provechosa para proteger los derechos de los “ciudadanos de cuatro patas”, tal como suele llamarlos el vicealcalde de Guayaquil, Josué Sánchez, quien considera que las redes sociales se han convertido en una vitrina importante que muestra la elevada sensibilidad ciudadana que existe actualmente hacia el bienestar de los animales, ya que a través del Twitter, Instagram, Facebook y WhatsApp suelen circular denuncias que tienen como propósito detener algún tipo de maltrato a esos seres que nos acompañan.

“Hoy existen muchísimas más denuncias… sobre todo de los jóvenes”, indica. “Incluso se observa cómo las personas recogen animales que han sido atropellados”. Eso demuestra que nuestra sociedad está avanzando en la lucha por los derechos de los animales, agrega, ya que esta generación respeta de mayor manera a las mascotas. “La gente se está involucrando”.

Publicidad

El vicealcalde menciona que el interés municipal por proteger a las mascotas se hizo más evidente desde el 2002 cuando comenzaron a funcionar brigadas veterinarias en sectores populares para beneficiar a los perros y gatos de personas de escasos recursos económicos. Esa acción se incrementó en el 2014 a través de una visión más integral sobre el bienestar animal urbano, y en el 2017 se aprobó la primera ordenanza especializada en proteger los derechos de las mascotas, la cual fue reformada posteriormente para aumentar las sanciones económicas a los infractores.

Gracias a ello, una multa fluctúa entre los $ 40 y los $ 2.500, según el caso. Las denuncias más comunes son por dejar amarradas a las mascotas. La segunda señala a los ciudadanos que sueltan a los perros para que deambulen solos en la calle para que hagan sus deposiciones. Y la tercera busca castigar a esos propietarios que dejan las suciedades de sus mascotas en la calle.

El proceso puede ser inmediato, según la situación investigada o la urgencia que requiere, menciona el vicealcalde, o tardar algunas semanas.

Multa y cárcel

Las sanciones para quienes abandonan y atentan contra la vida de los animales se volvieron más estrictas, con los cambios que la Asamblea Nacional del Ecuador realizó en septiembre del 2019 al Código Orgánico Integral Penal (COIP).

Por ejemplo, la persona que mate a un animal que forma parte de la fauna urbana será sancionada con pena privativa de libertad de seis meses a un año. Si la muerte se produce como resultado de actos de crueldad será sancionada con cárcel de uno a tres años.

Publicidad

Quizá suene que la privación de libertad es un caso extremo que difícilmente se concrete, pero ya existe un antecedente importante ocurrido a inicios de agosto, cuando la fundación Rescate Animal Ecuador y la oficina jurídica ProOperario lograron la primera sentencia con cárcel para una persona que causó la muerte a un animal de compañía. El agresor fue Mario R., quien recibió una pena de 9 días de prisión, 40 horas de trabajo comunitario y $ 1.500 de indemnización por envenenar a tres gatitas de su vecina.

La abogada Gabriela Mesías, especializada en derecho ambiental y animal, y voluntaria de Rescate Animal, indica que la existencia de una ordenanza de fauna urbana provoca que sea mucho más fácil presentar un reclamo de defensa animal, porque hay una unidad especializada que atiende estos temas. “Al denunciar, lo mejor es que se coloquen videos o fotos del acto de maltrato”, como al tener amarrado a un perro, tenerlo en un espacio no adecuado, soportando sol o lluvia, sin atención veterinaria o en desnutrición…

La petición provoca la visita de los inspectores de la Dirección de Bienestar Animal, quienes al constatar la contravención o delito abren un expediente con la investigación que podría llevar a la sanción.

Mesías agrega que las denuncias también pueden ingresar por la ventanilla 38 de la Municipalidad, en la calle Pichincha, entre Clemente Ballén y 10 de Agosto. El oficio deberá estar dirigido a Xavier Narváez, director de Justicia y Vigilancia, asegura.

Denise Caballero, vocera de la fundación Yo Amo Animales, afirma que han realizado algunas denuncias, entre ellas una por una mala práctica médica en una esterilización, que provocó la muerte de un perrito que ellos habían entregado en adopción. “Después de todo el proceso, se pudo hacer la clausura de esa veterinaria”. Sin embargo, esa doctora sigue atendiendo en otro sitio.

También han expuesto a un hombre que adquirió una cachorrita de dos meses para que cuide un terreno, que permanecía en malas condiciones y llorando debido a su corta edad. La fundación intervino para rescatar al animalito, pero ahora siguen un proceso para que el Municipio sancione al infractor.

Bonne Moreno, abogada y vocera de la fundación Almanimal, señala que, entre los casos que han atendido se encuentra el de un perrito que solía ser golpeado a palos por su tenedor. “Nos llegó un video en el cual se evidenciaba el maltrato. Hicimos la respectiva denuncia ante el Municipio de Guayaquil y las personas de Bienestar Animal acudieron a la casa donde vivía el animal y este fue retirado de esa vivienda”.

Ella recomienda: “No se callen, no tengan miedo, el quedarse callado lamentablemente nos convierte en cómplices. Toda vida merece ser respetada y tratada con dignidad. Si ven o saben de alguien que maltrata un animal, denúncienlo”.

En estos casos, las fundaciones han cumplido un gran papel para asesorar a los denunciantes, lo cual resulta una gran ayuda para que a través de las denuncias las personas puedan convertirse en mejores ciudadanos y, además, mejores seres humanos.

Asesoría legal: Rescate Animal: asesorialegal@rescateanimal.org.ec; Yo Amo Animales: 098-633-1206, yoamoanimales@yahoo.com y en redes: @yoamoanimalesec. Almanimal: asistencialegal@almanimal.org.ec. (I)