En marzo del 2020 nació una iniciativa ciudadana que permite que, personas que lo necesiten debido a alguna enfermedad, adquieran un tanque de oxígeno lleno gratuitamente con el compromiso de que una vez que ya no esté en uso lo devuelvan lleno y sellado.

La pandemia de covid-19 impulsó esta causa, que surgió con el objetivo de ayudar y detener la corrupción por los sobreprecios en los tanques, explica Catherine Medranda, quien junto con otros voluntarios crearon el Banco de Oxígeno.

Aunque el Banco de Oxígeno se fundó en Guayaquil, con el contacto de personas conocidas lograron extender este servicio también a Quito. Medranda menciona que conversaron sobre esta iniciativa con personas de Loja y Cotacachi, pero que el grupo de voluntarios inicial solo tiene control sobre las dos primeras ciudades mencionadas.

La demanda por tanques de oxígeno por casos de covid-19 bajó drásticamente en los últimos meses, según los datos que maneja el Banco de Oxígeno. Medranda indica que en julio pasado le solicitaron dos tanques para pacientes con coronavirus, en agosto, 1; en septiembre y octubre ninguno y, ayer, volvió a recibir un requerimiento para una pareja de esposos, a quienes les indicaron que posiblemente necesitarán de un tanque de oxígeno.

Publicidad

Banco de Oxígeno, una iniciativa ciudadana basada en la honestidad, confianza y solidaridad en tiempos de pandemia

Ante esto, y con la intención de continuar ayudando, los voluntarios del Banco de Oxígeno se contactaron con doctoras de Solca del área de cuidados paleativos, a donde derivan a pacientes que están en sus últimos días.

“Como ellas son las que atienden en esta área, cuando identifican a un paciente que lo tienen que enviar a su casa y requiere un tanque de oxígeno, ellas les dan nuestro contacto”, indica la cofundadora de la iniciativa.

Así han podido ayudar a diversas personas, entre ellas, a una niña con cáncer que requería de un tanque de oxígeno portátil para acudir a los chequeos médicos o a realizarse exámenes, y pudo conseguirlo a través del Banco de Oxígeno.

Banco de Oxígeno de Guayaquil: ‘Somos un grupo de personas que se unió para ayudar’

“Hay días en que realmente no tenemos ningún requerimiento, pero hoy (ayer), por ejemplo, me escribieron tres personas de Solca, referenciadas por una de las doctoras que trabaja ahí”, menciona Medranda. “La satisfacción es que si estas personas necesitan, nosotros podemos ayudar a que no gasten más de lo que ya están gastando; además de que los pacientes pueden tener una mejor calidad de vida en sus últimos días, porque a veces los familiares, con muy pocos recursos económicos, no pueden conseguir un tanque”.

¿Cómo contribuir con el Banco de Oxígeno?

Agrega que al momento cuentan con tanques de oxígeno en su inventario, pero que existen diversas formas en que los ciudadanos que desean pueden colaborar con el Banco de Oxígeno para seguir ayudando a más personas.

“Podría ser donando kits, que tenemos pocos, creo que está en $ 80 un kit, para que puedan usarlo las personas que necesitan el tanque. Otra forma de ayudar es con las recargas”, señala.

Aunque las empresas de recargas cobran entre $ 25 y $ 30 la recarga de un tanque de 6 metros cúbicos, Medranda indica que tienen un convenio verbal con la compañía Gasecsa, que les cobra $ 15. “Si alguien desea ayudar podría pagar por recargas. No nos entregarían a nosotros el dinero sino que se lo deposita directamente en la cuenta Gasecsa y nosotros vamos asignando estas recargas a las personas con bajos recursos que las necesitan”, explica.

En Quevedo se ofrece oxígeno medicinal gratuito para pacientes COVID-19 y de otras enfermedades

Agrega que tuvieron un caso en el que para una persona se recargaban cuatro tanques cada dos días, lo que significaba un gasto muy alto para sus familiares, por ello el prepago de las recargas llega ser una gran ayuda en este tipo de situaciones.

Quienes desean colaborar pueden comunicarse con el número de contacto: 099-815-9003. (I)