Una infección urinaria es la contaminación bacteriana del tracto urinario inferior que causa cistitis o inflamación de la vejiga.

Cuando, en algún momento de nuestra vida, se llega a contraer una infección de este tipo, creemos estar dentro de un pequeño grupo que la padece y empezamos a imaginarnos qué pudo haberla provocado.

Día del Inodoro: ¿Son realmente los baños sucios foco de infecciones urinarias?

Sin embargo, las infecciones urinarias ocurren en un alto porcentaje de la población en general y, como pueden ser extremadamente desagradables, lo mejor es estar informado acerca de esta dolencia.

Las infecciones urinarias son dolorosas, sin embargo, no siempre se presenta dolor.

Síntomas de la infección urinaria

  • Necesidad urgente de orinar, muchas veces y, frecuentemente, en pequeñas cantidades.
  • Las infecciones urinarias son dolorosas, sin embargo, no siempre se presenta dolor: En algunas personas, puede no tener síntomas muy claros.
  • Orina de aspecto turbio y olor fuerte.
  • Sensación de ardor al orinar.
  • En los niños pequeños, orinarse accidentalmente durante el día puede ser una señal de infección urinaria.
Esta infección puede complicarse y llegar a dañar los riñones. Foto: Peter Dazeley

Consecuencias de la infección urinaria

  • Si no se trata correctamente, esta infección puede complicarse y llegar a dañar los riñones, produciendo una pielonefritis, que se caracteriza por dolor lumbar, fiebre y decaimiento general.
  • Mayo Clinic señala que en las mujeres embarazadas que la padecen, existe un mayor riesgo de dar a luz un bebé de bajo peso al nacer o prematuro.
  • Septicemia, esta complicación es producida por una infección. Es potencialmente mortal, especialmente si la infección se extiende por las vías urinarias hasta los riñones.
Las infecciones de las vías urinarias se dan por aguantarse las ganas de orinar o por no tomar agua.

Datos importantes las infecciones urinarias

La nefróloga Lorena Flores, aclara a través del portal Davila.cl algunos puntos acerca de las infecciones urinarias que, tal vez no son de tu conocimiento, pero sí de tu interés.

  • No es contagiosa: no hay certeza de que una infección urinaria pueda adquirirse en baños y piscinas públicas o que se trasmita sexualmente. No obstante, es recomendable orinar después de tener relaciones para limpiar el tracto de gérmenes.
  • No siempre es recurrente: si se toman las precauciones y los cuidados necesarios, posiblemente no se repita.
  • Se puede sufrir en cualquier época del año: Efectivamente, puede ocurrir en invierno por el frío, y en el verano porque el uso de ropa mojada y la humedad de los trajes de baño pueden favorecer la propagación de bacterias.
  • También afecta a los hombres: ambos sexos pueden padecerla, aunque las mujeres la sufren más que los hombres porque la uretra femenina es más corta y eso facilita el acceso a los microorganismos.
  • La cistitis aguda es frecuente en el embarazo y después de la menopausia: esto sucede porque los cambios hormonales que caracterizan estas etapas exclusivamente femeninas, modifican el PH de la zona genital y favorecen la adherencia de los gérmenes en la pared vesical.
  • Se recomienda mantener limpia la zona genital, para ello, solo debe usarse agua y evitar el uso de desodorantes, jabones u otros productos que pueden irritar y afectar la vejiga y la uretra disminuyendo los mecanismos naturales de defensa que poseen.
  • Evitar el uso prolongado de protectores diarios o tampones.

Cuando las infecciones de las vías urinarias inferiores se tratan de manera rápida y adecuada, es poco probable que tengan complicaciones, por lo que es necesario acudir al médico ante cualquier síntoma que se presente.

Te recomendamos estas noticias

Signos y síntomas de la infección urinaria en mujeres y hombres ¿Cuándo es grave?

Mujer asiste al médico por infección y descubren que tenía un vaso de vidrio en su vejiga: Lo utilizó como juguete sexual hace cuatro años

Pelé, con nueva alta médica, esta vez tras infección urinaria

5 infusiones para aliviar las molestias por cálculos en la vejiga