Comer sanamente es indispensable para una vida más saludable, pero nuestro ritmo de vida no siempre permite que nos alimentemos bien.

Usualmente por los horarios de trabajo no tenemos tiempo para cocinar, entonces constantemente acudimos a la comida rápida y procesada para el almuerzo o la cena. Si bien comer así de vez en cuando no causa problemas de salud, si hacemos de esto una parte de nuestra rutina puede ser perjudicial para nuestro cuerpo a largo plazo.

Estas son las mejores proteínas para bajar de peso

Por eso debes saber que sí hay maneras de mejorar nuestra alimentación a pesar de que tengas un horario de oficina y debas almorzar a diario en el trabajo. Estos son algunos consejos para lograrlo.

Siete consejos para comer sanamente en el trabajo

  1. Planifica tus comidas de la semana: Piensa en lo que quieres comer durante la semana y anota lo que necesitarías para preparar esos platos. Luego, compra solo lo que realmente necesites para cocinar.
  2. Adelanta la preparación de los ingredientes: Cada noche deja listo algún ingrediente para que no te cueste tanto al día siguiente. Puede ser picar las verduras, o dejar descongelando una presa de pollo, algo que sea fácil y rápido.
  3. Separa un día de la semana para cocinar: Date el tiempo de cocinar al menos un día a la semana, con ingredientes que puedas utilizar para cada día laboral.
  4. Prepara recetas creativas: Si crees que te hace falta creatividad para cocinar, busca en portales de nutrición o en redes sociales algunas recetas que sean fáciles de preparar pero al mismo tiempo saludables. Así no te aburrirás de cocinar y siempre podrás comer sanamente.
  5. Busca opciones saludables: Es posible que algún día se te complique cocinar, por lo que tendrás que conseguir comida en tu lugar de trabajo o hacer pedidos a domicilio. En esos casos, busca opciones de comida saludable, como frutas, verduras o proteínas.
  6. Ten en cuenta tus propias necesidades: Además de comer sanamente, hay algunas necesidades específicas que tienes que cubrir según tu organismo. Por ejemplo, puede ser que algún examen médico reciente te haya indicado que necesitas vitaminas, o tal vez estás haciendo ejercicio y debes comer más proteínas. Asegúrate de tener eso en cuenta al momento de preparar tu comida de la semana.
  7. Lleva tus alimentos en una lonchera: Consigue una lonchera hermética y recipientes para que guardes la comida que prepares y la lleves cómodamente a tu lugar de trabajo.

Este es el mejor desayuno para que no tengas antojos de dulce durante todo el día