Una persona culta se define como aquella que está dotada de las cualidades provenientes de la cultura o instrucción, según la RAE. Generalmente, las personas cultas obtienen su conocimiento mediante libros que han leído, porque han visto películas o por viajes que han realizado.

Hay que aclarar que, no es lo mismo una persona culta que una inteligente, pues se trata de dos estados distintos del intelecto, dicen los especialistas.

“Ser culto” y “ser inteligente” se consideran estados distintos del intelecto. Uno se refiere a la “cultura” que posee una persona y el otro tiene connotaciones un tanto más científicas, como una característica casi fisiológica que puede medirse y cuantificarse, según Scribd.

Los mejores trucos para mejorar tu memoria y que no olvides ponerlos en práctica

Toman la iniciativa para ayudar a los demás y se preocupan por aquellos con los que han tenido poco o ningún contacto. Foto: Nadasaki

Rasgos de una persona culta

Son amables y respetan a los demás

Eso significa que no prejuzgan a quienes no conocen y que se muestran educadas con todo el mundo.

Publicidad

Muestran simpatía por los demás

Toman la iniciativa para ayudar a los demás y se preocupan por aquellos con los que han tenido poco o ningún contacto.

Respetan la propiedad de los demás

Estas personas saben que robar no es el único modo de dañar las propiedades de los otros, y por lo tanto pagan todas sus deudas.

Huyen de la mentira

Para Antón Chéjov, creador del libro La Mente es Maravillosa, la mentira y la simulación, el rumor y el chisme no deben estar en la agenda de alguien culto, por ser una forma de poner en desventaja a los demás.

Los rasgos de la personalidad que pueden predecir el fracaso en una relación y que no puedes controlar

Estas personas saben que robar no es el único modo de dañar las propiedades de los otros, y por lo tanto pagan todas sus deudas. Foto: Sasithorn Phuapankasemsuk

No manipulan ni se dejan manipular por la compasión

No intentan producir compasión para aprovecharse del favor de otros.

Publicidad

No abrazan la vanidad

Las personas cultas no intentan relacionarse con personalidades populares o poderosas. Tampoco se pavonean para especular con su propia imagen pública.

Respeto por el talento propio

Si las personas cultas poseen un talento, se esmeran por desarrollarlo y cultivarlo, dejando de lado y sacrificando placeres inmediatos.

Desarrollan intuición estética

No se inquietan por vivir la vida a través de un sentido pragmático, sino que piensan en lo que hacen en términos estéticos. Esto es algo que se potencia si, por ejemplo, son artistas.

(I)

Te recomendamos estas noticias