La variante del COVID-19 ómicron fue detectada en Sudáfrica en noviembre pasado. En comparación con sus antecesoras, esta es capaz de multiplicarse 70 veces más rápido en las células de las vías respiratorias respecto de sus predecesoras.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha establecido que, si bien no todos los pacientes se complican y, además, no es tan fuerte como la delta, no debe ser considerada una cepa leve. Según los nuevos análisis de la aplicación Zoe Covid Study, los anticuerpos del coronavirus generados por la infección natural duran al menos seis meses en la mayoría (88%) de los casos.

Tras varias semanas de respiro por el descenso de casos de COVID-19, la presencia de la subvariante BA.2 en Guayas vuelve a encender las interrogantes sobre el alcance que pueda tener. La variante ómicron tuvo un efecto a inicios de este año en Ecuador.

El primer caso de BA.2 fue detectado en febrero pasado y los otros este mes. Actualmente, esta subvariante es la causa dominante de las infecciones por COVID-19 en al menos 10 países.

Publicidad

De estudios efectuados en otros países, se conoce que la BA.2 puede ser un 30 % más transmisible que la cepa ómicron original. En Dinamarca, donde hubo un brote con estos casos de BA.2, los científicos estudiaron la propagación de las dos subvariantes entre los habitantes de una misma casa. Tras los monitoreos concluyeron que es mucho más probable que las personas infectadas con BA.2 contagiaran a las personas con las que vivían en comparación con las personas que portaban la subvariante BA.1. Mientras que en Inglaterra, los especialistas detectaron que, en promedio, alguien con BA.2 contagiaba con mayor rapidez a otra persona.

¿Es posible contraer dos veces la variante ómicron?

“Podemos contraer la variante ómicron más de una vez, pero las siguientes infecciones siempre serían más leves que la primera. En la mayoría de los casos, si coges ómicron puedes estar tranquilo durante casi un año antes de volver a contraerlo”, explica Paul Hunter, experto en enfermedades infecciosas en la Universidad de Anglia del Este.

La CDC de Estados Unidos ha enlistado algunos consejos necesarios para evitar la reinfección:

  1. Vacunarse contra el COVID-19 tan pronto como uno es convocado. Además, considerar la dosis de refuerzo.
  2. Usar correctamente la mascarilla, bien ajustada y que cubra la nariz y la boca.
  3. Mantener la distancia social de al menos 1,5 metro.
  4. Evitar estar en ambientes entre muchas personas.
  5. Evitar los espacios interiores mal ventilados.
  6. Lavarse las manos con frecuencia usando agua y jabón y secarlas bien. En caso de no tener disponible agua y jabón se puede usar desinfectante con un 60% de alcohol.
  7. Los CDC recomiendan también que las personas que estén contagiadas, especialmente por ómicron, limpien y desinfecten sus propios enseres de uso personal y las superficies que utiliza.
  8. Los CDC indican que, en caso que la limpieza se lleve a cabo entre 24 horas y 3 días tras la recuperación del enfermo, no es necesario desinfectar, basta con limpiar las superficies de las áreas utilizadas por la persona enferma.
  9. En cuanto al lavado de la ropa, que incluye sábanas y toallas, conviene poner el agua a la máxima temperatura permitida y secarlos completamente. Si se va a manipular ropa sucia de una persona enferma, se debe usar guantes y una mascarilla.
  10. Cambiar el cepillo de dientes. El cepillo debe cambiarse al menos cada tres meses e, incluso, antes si las cerdas se desgastan. Pero si una persona ha tenido COVID-19, se aconseja cambiarlo inmediatamente por uno nuevo. (I)