La farmacéutica Pfizer ha anunciado que trabaja en el desarrollo de una pastilla, que sería el primer medicamento oral diseñado específicamente para detener el nuevo coronavirus, ha revelado esta semana el diario británico The Telegraph.

Los laboratorios de la farmacéutica localizados en Bélgica y Estados Unidos experimentan con este fármaco oral que creen que podría estar disponible a finales de este año.

La píldora antiviral evita que el virus se propague dentro del cuerpo al bloquear una enzima que el coronavirus necesita para copiarse a sí mismo. El tratamiento pertenece a una clase de medicamentos conocidos como inhibidores de la proteasa.

Conocido como PF-07321332, el medicamento se recetaría a los pacientes al primer signo de infección por COVID-19, confirmó este martes a la cadena estadounidense CNBC, el CEO de Pfizer, Albert Bourla. Las pruebas que se iniciaron este año se dividen en tres fases, con una duración total de 145 días, lo que significa que concluirá a mediados de julio.

La primera fase concluirá en mayo y, si los ensayos más grandes salen bien, el medicamento podría distribuirse a hospitales y consultorios médicos para septiembre de 2021.

Los expertos en salud dicen que el medicamento, tomado por vía oral, podría cambiar la vida de las personas recién infectadas con el virus, quienes podrían usarlo fuera de los hospitales.

Además del medicamento, Pfizer todavía está probando su vacuna en niños de 6 meses a 11 años. Vacunar a los niños es crucial para poner fin a la pandemia de coronavirus, dicen los funcionarios de salud pública y los expertos en enfermedades infecciosas. (I)