La pasiflora es un excelente remedio natural para combatir el insomnio, cuyos efectos sedantes ya eran apreciados por incas y aztecas. Además, alivia la fatiga muscular, la migraña y los estados leves de ansiedad.

Esta planta se cuenta entre los mejores recursos de herbolario para combatir el insomnio. Ya era utilizada por los pueblos nativos, los aztecas y los incas, por sus efectos sedantes y era cultivada en sus dominios. La pulpa del fruto la empleaban como desinfectante, aplicándola sobre mordeduras de serpiente y picaduras de insectos.

La pasionaria es originaria de México y del sur de los Estados Unidos, pero ya desde antiguo su cultivo se desplazó hasta los confines del Imperio inca, en el actual Perú. Hoy día se cultiva también en Brasil y en las Antillas.

Los principios activos de la pasiflora

Imagen tomada de Dietetica Ferrer.

Con fines medicinales se cosechan las flores, en el momento álgido de su floración. Entre sus principios activos más destacados cabe señalar:

  • Flavonoides, como el quercetol, el luteol, la vicenina y la vitexina.
  • Alcaloides indólicos, como la harmina.
  • Fitosteroles, como el estigmasterol.
  • Cumarinas, como la umbeliferona y la escopoletina.
  • Ácido cafeico, responsable de su efecto antiséptico.
  • Taninos.
  • Maltol, ginocardina.
  • Glicósidos cianogénicos, como la passiflorina, una de las sustancias responsables de su efecto sedante.
  • Aceite esencial con limoneno y alfa-beta pineno. (I)