En el mercado es posible encontrar cremas, productos de cosmética, inyectables, entre otras alternativas para evitar que se note el paso de la edad en nuestra piel. Sin embargo, los métodos alternativos se han convertido en los favoritos de muchos, quienes buscan implementar productos naturales en su rutina de belleza.

En el caso de los trucos para hacer en casa, como las mascarillas y tónicos, implementar la cáscara de huevo puede brindar grandes resultados, así lo asegura el portal web Semana, donde se asegura que la capa interna de la cáscara posee grandes cantidades de ácido hialurónico. Esto se debe a que dicha membrana retiene grandes cantidades de agua, lo que permite hidratar la piel y evitar las arrugas. Además, contiene calcio (alrededor de 750-800 mg) y pequeñas cantidades de otros minerales, como estroncio, flúor, magnesio y selenio, que pueden influir en la buena salud de nuestros huesos.

Los pros y contras del ácido hialurónico para tu piel

El ácido hialurónico es una biomolécula constituyente de los seres vivos, que se encuentra principalmente en la cresta de los gallos, en el cordón umbilical, en las aletas de los tiburones y se obtiene además por fermentación bacteriana. En los seres humanos, este se concentra en las articulaciones, los cartílagos y la piel. Un tercio de la cantidad total de ácido hialurónico del cuerpo se degrada y se vuelve a sintetizar a diario.

Los huevos son considerados alimentos cardioprotectores, aportan vitaminas A, D, E y K, aseguran profesionales en la salud. Foto: Pixabay

Existen distintas vías para reponerlo, sin embargo, conforme avanzan los años se va destruyendo poco a poco, y se calcula que a los 50 años de edad habrá desaparecido la mitad del ácido hialurónico del cuerpo, así lo indica el blog de Bolós, una farmacia española especialista en ácido hialurónico y medicina estética.

Publicidad

¿Cómo debe ser nuestra rutina de belleza para mantener la piel del rostro saludable?

El propósito del ácido hialurónico en la piel es aportar mayor hidratación y volumen, además, se logra remodelar y mejorar el contorno en el que se aplica.

Los pasos para conseguirlo a través de la cáscara del huevo son los siguientes:

  • A medida que usa los huevos, arranque la membrana de la cáscara (al menos unas quince unidades o dos decenas).
  • Enjuague las membranas y deje secar naturalmente.
  • Una vez secas, guárdelas en un frasco con tapa.
  • Finalmente, tritúrelas en un procesador o con ayuda de la licuadora hasta conseguir un polvo. Si no tiene, puede usar un mortero.

Después de obtener el polvo a base de la membrana de cáscara de huevo tiene varias opciones para prepararlo:

1. Con vodka: Para esta preparación deberá utilizar 100 gramos de vodka. Luego de mezclar ambos ingredientes, puede colocarlos en un frasco esterilizado y dejarlo macerar por 10 o 15 días. Después deberá colarlo y, si quiere evaporar más el grado de alcohol, puede calentarlo en baño maría. Esta forma de uso será como tónico facial.

2. Té de manzanilla: Debe mezclar el polvo en un frasco con infusión de manzanilla y luego ponerlo en un recipiente tipo splash para rociarlo en su rostro. La infusión puede variar a su gusto, por ejemplo, por té verde o infusión de rosas.

Imagen de un té de manzanilla, una bebida que puede aliviar las molestias provocadas por un reflujo gástrico. Foto: Pixabay

3. Crema facial: Usted además puede mezclar el polvo con su crema hidratante que usa habitualmente, de este modo las propiedades de la membrana de la cáscara de huevo se fusionarán con los elementos de su producto.

En el momento de cuidar nuestra piel debemos tener en cuenta que existen biotipos cutáneos. Imagen: Pexels

4. Gel natural: Para aplicarlo debe mezclar en un recipiente dos cucharadas del polvo de cáscara de huevo con una clara de huevo. Luego debe batir hasta conseguir una mezcla homogénea y finalmente aplicar en todo el rostro hasta que se seque.

Tras diez minutos, retirar con abundante agua.

Aunque con estos trucos notará mejoras en su cutis, usted debe saber que este “secreto” casero no remplaza cualquier tratamiento cosmético que algún especialista otorgue, por lo que siempre será necesaria una opinión de expertos. (I)