Es el alimento más importante, insustituible y completo en la vida de los recién nacidos y lactantes, porque aporta todos los nutrientes que el niño necesita y le otorga anticuerpos que lo protegen y le ayudan a combatir enfermedades, sostienen médicos consultados.

Se trata de la leche materna, el alimento ideal, seguro y limpio que suministra además toda la energía que el niño necesita en sus primeros meses de vida. Aquello recobra importancia en esta semana por el impulso de la campaña mundial para crear conciencia y estimular más la lactancia materna, dado que las tasas e indicadores de salud a nivel global no han mejorado en dos décadas, de acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La lactancia materna es una de las formas más eficaces de garantizar la salud y la supervivencia de los niños. Sin embargo, casi dos de cada tres menores de 1 año no son amamantados exclusivamente durante los 6 meses como se recomienda, asegura la OMS.

Sistema inmunológico, el ‘ejército’ que nos defiende ante enfermedades y que es necesario reforzar. Aquí las claves para lograrlo

En Ecuador, el 72,7 % de niños menores de 2 años recibieron leche materna en su primera hora de vida, según la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (Ensanut) del 2018, la cifra más actualizada que tiene el país a la fecha.

Publicidad

Pero la lactancia materna exclusiva en los primeros 6 meses de vida disminuye conforme el nivel de instrucción de la madre es mayor, refleja esta encuesta. Así, a nivel nacional, 62,1 % de los niños menores de 6 meses tuvieron lactancia materna exclusiva. Quienes más la dieron fueron las mujeres con instrucción básica, con el 66,3 % frente al 50,2 % que se registró en las que recibieron educación superior.

En esta semana se realizaron varias actividades para promover la lactancia materna. Una de estas jornadas se desarrolló en el Centro Cívico, en la zona del parque Forestal, en el sur de Guayaquil. Ahí se hizo una feria explicativa y didáctica. Foto: Cortesía MIES

En el país, el Gobierno ecuatoriano promueve cuatro estrategias prolactancia materna. Estas son el apego precoz, la promoción de bancos de leche humana, normativa para desarrollar las salas de apoyo a la lactancia materna en todas las instituciones del país, así como el desarrollo de 1.514 grupos de apoyo a la lactancia materna en 1.557 establecimientos de salud en el país.

¿Qué pasa cuando las mujeres tienen hemoglobina baja?

Cuando las mujeres tienen la hemoglobina baja (9 o 10, por ejemplo), como sucede sobre todo en muchos sectores de bajos recursos económicos, la leche materna no aporta todos los nutrientes necesarios, ya que hay carencias, cuenta el doctor Carlos Ulfe Machuca, pediatra, quien atiende frecuentemente a madres con hemoglobina por debajo de 12.

Publicidad

“Las mamás deberían tener mínimo 12 de hemoglobina, lo mejor sería 13, para que la leche que generan sea nutritiva para el buen desarrollo de las neuronas del cerebro y del resto del cuerpo humano”, dice.

En estos casos, las mamás toman hierro o sulfato ferroso, pero además, y lo más importante, deben mejorar su alimentación.

Una sopa de hígado de vaca solo con cebolla blanca. La lenteja, la espinaca, la acelga y el brócoli son alimentos ideales y necesarios para ayudarles a aumentar la hemoglobina a las mamitas que están dando de lactar y tienen baja la hemoglobina.

Carlos Ulfe Machuca, médico y pediatra


¿Quiénes no pueden dar de lactar?

Excepcionalmente, pacientes con la enfermedad activa de VIH/sida; madres con infecciones en periodos agudos; quienes estén en tratamiento de quimioterapia, radioterapia y otros para cánceres, explica el doctor Francisco Plaza Bohórquez, especialista en ginecobstetricia y cirugía oncológica subespecializado en Mastología.

Publicidad

A la lactancia materna se la promueve como alimento para disminuir la desnutrición infantil en recién nacidos

Tampoco pueden dar de lactar las madres que están consumiendo drogas porque estas pasan directamente a los bebés a través de la leche materna, causándoles múltiples daños y alteraciones. Uno de los más visible e inmediato, el síndrome de abstinencia, dice Plaza.

Hay casos de mastitis puerperal (proceso inflamatorio de la glándula mamaria) donde también se debe suspender por un tiempo la lactancia materna. Esto se evalúa con el médico.

No me sale leche”, “no produzco mucha leche”, “se queda con hambre”

Son parte de las expresiones que se escuchan con frecuencia entre las madres que hoy en día tienen varias obligaciones, como el trabajo y la atención del hogar.

El doctor Francisco Plaza cuenta que el estrés, el ruido, las tensiones, el no tomar suficientes líquidos, la falta de tiempo y la comida chatarra juegan en contra de la mujer en estos tiempos, haciendo que muchas tengan lo que consideran una poca o baja producción de leche materna.

Publicidad

“Antes, el seno estaba a la orden del niño, se le ofrecía su regazo el tiempo suficiente, proporcionándole paz, seguridad... Ahora el niño lacta con horario, menos de 15 minutos en unos casos, al apuro y adaptando su horario al de las mamás”, explica este experto en salud femenina y reproductiva.

La lactancia fomenta el apego seguro del bebé con su madre, quien segrega prolactina y oxitocina en cada toma. La primera hace que produzca más leche y la segunda, que esta salga y a su vez genera más amor por su hijo. Por la importancia del amamantamiento, en Quito, el concejo metropolitano declaró a la lactancia materna como política pública. Foto: Andrés Salazar

Él cuenta que es necesario que ellas se preparen para la lactancia materna y conozcan su importancia, los beneficios, los mitos entorno a este acto que además fomenta los lazos de afecto y unión familiar.

También es importante que las mujeres conozcan cómo se debe dar de lactar, qué posturas son las más recomendadas y cómo se puede ayudar al recién nacido para que agarre bien el pezón y succione correctamente, puesto que al fallar esto se originan problemas como grietas en los pezones, dolor, inflamación y la “poca bajada o producción” de leche.

Hay que tomar muchos líquidos, no estar con estrés, con ansiedad, con ruido... Hay que dejar de lado las comidas rápidas, comidas chatarras. Todo eso conspira para que no haya una buena producción de leche. Se necesita un ambiente de paz, de tranquilidad.

Francisco Plaza, médico gineco-obstetra y cirujano oncológico

La participación del papá es importante también en esta fase, agrega el doctor Ulfe Machuca. Él dice que los progenitores deben hablarles a sus bebés mientras los niños toman la leche materna. Esto para fortalecer los vínculos familiares y brindarles seguridad, confianza, además de amor y bienestar.

Nutrición y lactancia materna

Además de las tres comidas principales (desayuno, almuerzo y merienda), la mamá o mujer lactante debe consumir dos refrigerios: uno a la media mañana y otro a la media tarde.

“Su alimentación debe ser saludable, con el fin de promover una adecuada ganancia de peso, asegurar su salud y la de su hijo o hija”, manifiesta Andreína Navarrete Avilés, nutricionista comunitaria, quien agrega que es vital el consumo de alimentos frescos y naturales.

¿Qué alimentos debe consumir durante la lactancia?

  • Proteínas, hay que ingerir la cantidad suficiente, ya que se necesita caseína, un componente nutricional importante de la leche y necesaria para la absorción de calcio y fosfato en el intestino del lactante y funciones inmunomoduladores. Las proteínas son carne, pescado, pollo, huevos, granos secos, explica la nutricionista.
  • Vitaminas y minerales como frutas y vegetales de varios colores (poco cocidos).
  • Calcio como leche o queso.
  • Hierro como carnes, vísceras, granos secos.
  • Ácido fólico como vegetales de color verde oscuro.
  • Ácidos grasos omega 3 como pescado de carne oscura, frutos secos, semillas.
  • La sal de consumo debe ser yodada y en poca cantidad.

El consumo de estos alimentos con nutrientes específicos les ayudarán a completar la cantidad de requerimientos nutricionales diarios de ácido fólico, hierro, calcio, que también lo consumen en la suplementación. No se precisan suplementos si la dieta y el estado nutricional son adecuados, dice Navarrete.

Consejos en la lactancia materna

  • Cuando la mamá le da leche materna exclusiva a los bebés en sus primeros meses de vida se crean anticuerpos que los protegen ante enfermedades. La lactancia exclusiva (sin agua ni otros alimentos) es hasta los seis primeros meses de vida. De ahí, una vez que se introducen los alimentos, el niño debe seguir amantando hasta los dos años, que es lo mandatorio, o más, coinciden los expertos.
  • Si la mujer tiene COVID-19 debe seguir dando la leche materna usando una mascarilla de alta protección (como las KN 95), con las manos limpias (lavadas con agua y jabón antes de tocar al niño y de darle el seno) y con todos los cuidados necesarios para no contagiar al lactante o bebé.
  • La lactancia debe darse en un ambiente tranquilo, cálido, sin estrés, con el tiempo suficiente para que el bebé se alimente. Para esto, la mamá debe tomar también mucho líquido.
  • Para curar los pezones agrietados o evitar aquello, utilizar cremas protectoras o lanolina. También, poner un poco de la misma leche después de cada toma y dejar secar.
  • No usar jabones irritantes, perfumados o similares al momento de bañarse o asear el área de los pezones. Opte por un jabón neutro o suave. (I)