La memoria, el olvido y la vejez van de la mano como ley de la vida; estos cambios naturales con el paso del tiempo pueden dificultar las actividades cotidianas de las personas, como conducir, perderse en lugares conocidos, y hacer quehaceres de rutina.

Aquellas personas que llevan más de 65 años de vida, son proclives a sufrir enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer y el Parkinson; sin embargo, hay un aliado para el cerebro de los adultos mayores: la comida.

Alzhéimer: la enfermedad del olvido recibe poca atención en Ecuador

La doctora Uma Naidoo, especialista en psiquiatría nutricional de Harvard, explicó que el tipo de alimentos que una persona consume está ligado al riesgo de enfermedades neurodegenerativas; por lo tanto, es necesario un aporte nutricional adecuado para el correcto funcionamiento del cerebro.

“El cerebro está detrás de casi todo: nuestros pensamientos, memoria, concentración, movimientos, respiración, latidos del corazón, y que ciertos alimentos pueden ayudar a hacerlo más fuerte, más nítido e inteligente”, asegura.

Publicidad

De las nueces a los garbanzos: los alimentos que reducen el riesgo de sufrir Parkinson, según un estudio de Harvard

Lo que comemos puede aumentar el riesgo de enfermedades neurodegenerativas. Imagen tomada de Pexels.

Al respecto, la también autora del libro This Is Your Brain on Food (Este es tu cerebro según tu comida) enlisto qué alimentos consumir cuando se está en la tercera edad. Conoce cuáles son, a continuación:

Por qué el cerebro es adicto a la comida ultraprocesada (y qué funciones puede alterar)

1. Chocolate extra amargo

Según la especialista, el chocolate extra amargo está lleno de antioxidantes y flavonoides de cacao que ayudan a preservar la salud de las células cerebrales. También contiene fibra para ayudar a reducir la inflamación del cerebro y prevenir el deterioro cognitivo.

Además, el cacao contiene sustancias estimulantes como la cafeína y la teobromina que favorecen la concentración.

Foto: Pexels

2. Frutos rojos

Esta recomendación por parte de Naidoo se debe a que están repletos de antioxidantes, fitonutrientes, fibra, vitaminas y minerales. “Estos nutrientes ayudan a retener la memoria y el contenido de fibra ayuda a alimentar a los microbios en el intestino para reducir la inflamación del cerebro”, explica y aconseja elegir entre una variedad rojas, azules y negras como las frutillas, las moras, uvas y arándanos.

¿Cómo y cuándo se deben comer las frutas?

Los frutos rojos están repletos de antioxidantes, fitonutrientes, fibra, vitaminas y minerales.

3. Alimentos fermentados

Según un artículo en Infobae, este tipo de alimentos puede conducir a niveles más bajos de inflamación en todo el cuerpo, que los científicos relacionan cada vez más con una variedad de enfermedades relacionadas con el envejecimiento. Al respecto, la psiquiatra nutricional Uma Naidoo recomienda que su ingesta sea poco a poco, por lo que se puede incorporarlos paulatinamente hasta que el intestino y el cuerpo se adapten.

Cinco alimentos que no debes comer si sufres de gastritis

4. Cúrcuma y pimienta negra

La cúrcuma es una planta medicinal originaria de Asia y que pertenece a la familia del jengibre. Su raíz es larga de color amarillo o naranja, que se la procesa hasta conseguir un polvo que se utiliza como condimento. Además, este oro natural contiene un compuesto llamado curcumina, que es un polifenol responsable directo en sus múltiples beneficios en la salud, belleza y es además, el secreto detrás de sus beneficios para estimular el cerebro.

Publicidad

En la India es una de las especias más apetecidas.

La planta de la que proviene la cúrcuma es similar al jengibre y se utiliza desde hace mucho tiempo con fines medicinales. Imagen: Pixabay

Con respecto a la pimienta negra es importante complementarla con la cúrcuma. Según la especialista, es idóneo agregar una pizca de pimienta negra en la cúrcuma ya que la piperina, el compuesto de la pimienta negra, activa la curcumina y aumenta la biodisponibilidad para el cerebro y el cuerpo.

5. Ácidos grasos esenciales Omegas 3:

Están presentes en alimentos animales (salmón, dorado, picudo, albacora, atún) o vegetales como linaza, chía, nueces, aceite de oliva extra virgen o por suplementos dietéticos recetados estrictamente por el nutricionista. El consumo de estos alimentos se asocia a la disminución del riesgo de demencia y deterioro cognitivo, los cuales presentan efectos antiinflamatorios y son fundamentales para un adecuado funcionamiento tanto neuronal y cerebral.

Las nueces son un buen refrigerio entre comidas, para contrarrestar el bajón de rendimiento en el teletrabajo. Foto: Christin Klose

Además de seguir este listado, no olvides consultarlo siempre con un nutricionista, de esta forma podrás no solo prevenir deficiencias nutricionales, sino que también puedes mejorar la función cerebral. Por otra parte, no ignore su salud y visite a su médico cada seis a 12 meses para hacer un seguimiento de los cambios en la memoria y otras habilidades de pensamiento a lo largo del tiempo.(I)