Los resultados que obtenemos de las pruebas para detectar el coronavirus dependen del tipo de test que nos realicemos y de la condición en la que nos encontramos en el momento exacto en que esta se hace. La PCR es la prueba más fiable y es capaz de detectar material genético del virus (ARN en el caso del coronavirus) en una muestra extraída de la nariz o boca del paciente, se indica en una publicación de Cadena Ser.

Pruebas PCR y de antígenos: ¿cómo funcionan?

En cambio, los test serológicos permiten cuantificar los anticuerpos que ha desarrollado el paciente contra el virus y se realizan mediante extracción de sangre. Según el artículo, se detectan dos tipos de anticuerpos que se interpretan de forma conjunta:

  • IgM: se elevan alrededor del séptimo día tras el contacto e indica que hemos tenido un contagio reciente. Este indicador se mantiene alto aproximadamente 2 o 3 semanas tras el inicio de los síntomas y desaparece después.
  • IgG: se elevan aproximadamente a los 12-15 días y son los que indican que el paciente tiene inmunidad y no puede volverse a reinfectar. No se sabe con seguridad cuánto tiempo dura esta inmunidad, recientemente se han establecido los 3 meses de referencia, pero en estudios se ha visto que aunque desaparezcan estos anticuerpos hay otros mecanismos de inmunidad, los linfocitos T citotóxicos, que demuestran que en el organismo permanece la inmunidad o la capacidad de no infectarse más tiempo.

Coronavirus: Síntomas y secuelas que deja la variante ómicron

Sin embargo, pueden darse falsos positivos o negativos que generan confusión. Puede ocurrir que la persona tenga ya el virus, pero todavía no ha desarrollado síntomas y su PCR es (falsamente) negativa. En otras ocasiones, el paciente sigue dando positivo tras haber guardado la cuarentena, se menciona en la publicación. Antes esto es importante conocer en qué consisten esas dos pruebas (PCR y serología) y los plazos que manejan para arrojar resultados definitivos.

Foto: AFP

Generalmente, tras pasar los 10 días de cuarentena en casa, el paciente recibe el alta médica y vuelve a hacer su vida normal, sin que haya ninguna prueba que verifique que superó la enfermedad. “A nivel de la población general no se realiza al finalizar la infección por COVID ya que se asume que un porcentaje muy elevado de ellos generara inmunidad durante al menos 2 o 3 meses”, menciona la doctora María González a Cadena Ser.

Publicidad

¿Puedo contagiar después de la cuarentena?

La especialista señala que “en la gran mayoría de los casos no”, pero es importante valorar el conjunto de la serología en combinación con el valor de la PCR.

Por qué acumular grasa corporal nos hace más vulnerables a la covid-19

“En caso de tener IgM positiva nos indica que la infección es más reciente de lo que pensábamos o por algún motivo la inmunidad del paciente no está reaccionando como en la mayor parte de los casos y sigue siendo potencialmente contagioso. En este caso el valor de la PCR es el que va a definir la capacidad infectiva del paciente. En caso de que tuviese IgM negativa y persistiese la PCR positiva tras al menos 10 días de cuarentena habría que poner en duda los resultados y realizar una nueva determinación de ambos para asumir en ese caso que el paciente es contagioso”, detalla la experta.

¿Cómo saber que ya no contagiamos?

González afirma que la mejor forma de estar seguros es cuando tenemos una PCR negativa y una serología con IgG positiva e IgM negativa o cuando tenemos una PCR positiva y serología con IgG positiva e IgM negativa.

¿Puedo saber con qué variante de coronavirus me contagié cuando la prueba diagnóstica es positiva?

“En este último caso lo ideal sería hacer un cultivo de virus o estimar los ciclos de replicación de la técnica de PCR para demostrar que el positivo pertenece a restos inactivos del virus, pero no es posible por su complejidad y el coste de realizar estas técnicas de forma habitual en la población. Esos restos muertos o con una capacidad infectiva mínima son lo que hacen que la PCR siga siendo positiva pero ya no se contagiaría”, agrega. (I)