Un nuevo estudio publicado en la revista JAMA realizado en 2,9 millones de hogares de EE. UU. encontró una correlación entre condados con más prevalencia de COVID-19 y la mayor realización de festejos de cumpleaños.

El virus se sigue propagando por todo el mundo, y la investigación científica continúa descubriendo cuáles son las actividades y los lugares que contribuyen a que el coronavirus continúe afectando a más personas. Las reuniones en espacios cerrados para festejar cumpleaños, especialmente de los niños, serían uno de los momentos con mayor riesgo.

El estudio reveló que los festejos por los cumpleaños infantiles en ambientes cerrados son encuentros que favorecen los contagios del coronavirus. Los autores del estudio fueron Christopher Whaley, Jonathan Cantor, Megan Pera y Anupam Jena, quien forma parte del Departamento de Política de Atención Sanitaria de la Escuela de Medicina de la Universidad Harvard de los Estados Unidos.

Los autores señalaron que muchas políticas diseñadas para detener la propagación del coronavirus se dirigen a las reuniones formales, como los lugares de trabajo y los comedores.

Para la investigación se diseñó un estudio transversal que utilizó datos a nivel nacional desde el 1 de enero hasta el 8 de noviembre de 2020, de 2,9 millones de hogares en los Estados Unidos con seguro privado para comparar las infecciones por COVID-19 entre los hogares con y sin un cumpleaños en las dos semanas anteriores.

Además, el estudio comparó cómo las tasas de infección asociadas a los cumpleaños diferían en función del tipo de cumpleaños, de las lluvias a nivel de condado el sábado de cada semana (lo que podría hacer que las reuniones se celebraran en el interior), de las tendencias políticas del condado y de las políticas estatales de refugio en el lugar.

El resultado arrojó que entre los 2,9 millones de hogares del estudio, los hogares que celebraron un cumpleaños tenían 8,6 diagnósticos más por cada 10.000 personas en comparación con los hogares que no hicieron celebración de cumpleaños.

“Este estudio transversal sugiere que los cumpleaños, que probablemente se corresponden con reuniones sociales y celebraciones, se asociaron con mayores tasas de infección por COVID-19 diagnosticada dentro de los hogares en condados con alta prevalencia de COVID-19″, señalan los autores