La variante británica de COVID-19 no es solo más contagiosa sino que también es 64% más mortal que el coronavirus clásico, según un estudio publicado a mediados de marzo, que confirma las primeras estimaciones de enero.

Entre 1.000 casos detectados, la variante inglesa provoca 4,1 muertes frente a 2,5 para el coronavirus clásico, concluyen los autores de estos trabajos publicados en la revista médica British Medical Journal (BMJ).

“Hay una probabilidad alta de que el riesgo de mortalidad aumente con una infección” con esa variante, indicaron los investigadores de las Universidades de Exeter y de Bristol, detalló la agencia Afp.

En enero, el Nervtag, grupo que asesora al gobierno británico, dio cuenta de una “posibilidad realista” de que esta variante tuviera una mortalidad más elevada.

El grupo estimaba que su letalidad (riesgo de muerte entre las personas infectadas) podía ser entre 30 y 40% superior, apoyándose en varios estudios, como el que fue validado este mes al ser publicado en el BMJ.

Sus autores se basaron en los datos de 110.000 personas que dieron positivo fuera del hospital entre octubre y enero.

La mitad había sido infectada por el coronavirus clásico y la otra por la variante inglesa (llamada VOC 202012/01 o B.1.1.7).

El estudio concluyó que el segundo podía ser un 64% más mortal.

Estos datos “refuerzan la importancia de que la gente se vacune”, estimó Simon Clarke, de la Universidad de Reading, citado por el organismo británico Science Media Centre y que no participó en el estudio. (I)