Los especialistas en nutrición siempre recomiendan usar poca sal a la hora de cocinar. Sin embargo, para algunas personas es algo complicado reducir su consumo, ya que tienen la sensación de que sus recetas saldrán ‘insípidas’.

Reducir la sal en el consumo diario otorga diversos beneficios al organismo, sobre todo el evitar la sal refinada. En poco tiempo podrás mejorar y prevenir diferentes tipos de trastornos de salud.

Cabe recalcar que la sal de mesa no es un ingrediente nocivo, pero en ciertas condiciones y en repetidas dosis podría desencadenar problemas. A continuación les contaremos de algunas opciones que podría utilizar para reducir su consumo en las comidas diarias, sin necesidad de que deje de disfrutar de la comida por ausencia de sabor.

¿Cuánta sal se recomienda consumir al día para evitar la hipertensión?

El truco en usar poca sal

¿Crees que la comida sabe deliciosa por la sal, o el uso de otros alimentos?

Usar poca sal no tiene que ser una tarea complicado. Debes continuar disfrutando de la comida a la vez que reduces su consumo de manera gradual. Además, podemos potenciar los sabores con otros aditivos. Ya que la sal no es la que otorga ese sabor ‘delicioso’ en los platos que preparas, sino los condimentos, como los que proponemos a continuación. Te aseguramos que en poco tiempo, tu paladar se acostumbrará.

Por qué debemos controlar la ingesta de sal

  • Sal de hierbas, elaborada con hortalizas en polvo como el apio, el ajo o la cebolla.
  • Vinagre.
  • Jugo de limón.
  • Plantas aromáticas (albahaca, menta, orégano, etc.).
Las especias y condimentos no solo mejoran el sabor de tu comida, sino también contribuyen a la prevención de enfermedades y ayudan a adelgazar. Imagen: Pixabay
  • Especias picantes como la pimienta de cayena o el jengibre.
  • Levadura nutricional.
  • Algas marinas.

Los beneficios de combinar limón, pimienta y sal para tu salud

Otra de las recomendaciones es elegir la sal marina ante la sal de mesa o refinada. De forma que la poca sal que consumas la asimiles mucho mejor, mientras que le aporta minerales y oligoelementos a tu cuerpo. Un ejemplo de estos es el iodo, un nutriente que ha demostrado ser valioso en la función de la glándula de la tiroides. (F)