La formación de cálculos renales, también conocidos como piedras en los riñones, es una condición relativamente común que afecta a millones de personas en todo el mundo. Estas piedras, en su mayoría pequeñas, pueden pasar desapercibidas sin causar molestias significativas.

Sin embargo, en algunas ocasiones, los cálculos crecen lo suficiente como para que su expulsión sea una tarea extenuante y molesta para la persona, especialmente cuando no se toma abundante agua.

¿Cómo saber si expulsé un cálculo renal? Estas son las principales señales de evidencia

¿Cómo se siente expulsar un cálculo renal?

Expulsar los cálculos renales puede ser una experiencia dolorosa. Foto: GETTY IMAGES

Imagina un dolor agudo, punzante e intenso que se origina en tu espalda baja y se irradia hacia el abdomen, la ingle e incluso los testículos en el caso de los hombres.

Publicidad

Según el portal Devicare, esta sensación es causada por el paso del cálculo por el sistema urinario, específicamente por el estrecho conducto que conecta el riñón con la vejiga, y solo puede ser aliviada con la ingesta de analgésicos recetados por un urólogo para relajar los músculos del tracto urinario.

A este dolor se le suman náuseas, vómitos, una constante necesidad de orinar y, en algunos casos, sangre en la orina.

¿Dónde duele si tengo cálculos en la vesícula? Otros síntomas que revelan obstrucción en los conductos del tracto biliar

Señales para buscar atención médica por un cálculo renal

Los cálculos renales deben tratarse a tiempo para evitar complicaciones | Foto: Freepik

Devicare también indica que existen ciertas condiciones ante las que se debe estar atentos para solicitar asistencia médica, como las siguientes:

Publicidad

  • Si presenta sangrado, pero esta aumenta progresivamente hasta ser abundante, no dude en llamar a un médico de confianza o acudir a emergencias para ser examinado.
  • Algunos pacientes pueden presentar escalofríos y fiebre durante este proceso, lo que indica una posible infección renal o en el sistema urinario. De ser su caso, consulte a su médico para evitar complicaciones de salud.

Es importante recordar que esta expulsión, por lo general, no requiere de alguna intervención médica y ocurre de forma natural luego de cuatro a seis semanas de haber iniciado el tratamiento recomendado.

(I)

Te recomendamos estas noticias