La variante del covid-19, ómicron fue detectada en Sudáfrica en noviembre pasado. En comparación con sus antecesoras, esta es capaz de multiplicarse 70 veces más rápido en las células de las vías respiratorias respecto de sus predecesoras.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha establecido que, si bien no todos los pacientes se complican y, además, no es tan fuerte como la delta, no se debe ser considerada una cepa leve.

Si bien las vacunas han demostrado una gran eficacia para continuar evitando las hospitalizaciones y las muertes, contagiarse es posible aún con el esquema de vacunación completo.

“Una reinfección por el virus que causa el COVID-19 significa que una persona se infectó, se recuperó y luego volvió a infectarse. Después de recuperarse del COVID-19, la mayoría de las personas tienen algo de protección para no volver a infectarse. Sin embargo, las reinfecciones por COVID-19 ocurren”, reveló Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC).

Publicidad

La CDC ha enlistado algunos consejos necesarios para evitar la reinfección:

1. Vacunarse contra el COVID-19 tan pronto como uno es convocado. Además, considerar la dosis de refuerzo.

2. Usar correctamente la mascarilla, bien ajustado y que cubra la nariz y la boca.

3. Mantener la distancia social de al menos 1,5 metro.

Publicidad

4. Evitar estar entre muchas personas.

5. Evitar los espacios interiores mal ventilados.

6. Lavarse las manos con frecuencia usando agua y jabón y secarlas bien. En caso de no tener disponible agua y jabón se puede usar desinfectante con un 60% de alcohol.

7. Los CDC recomiendan también que las personas que estén contagiadas, especialmente por Ómicron, limpien y desinfecten sus propios enceres de uso personal y las superficies que utiliza.

Publicidad

La vajilla y los utensilios de la persona que está enferma deben lavarse después con jabón y agua caliente o en el lavaplatos. Si el enfermo ya está recuperado, los CDC aconsejan esperar “varias horas” antes de limpiar y desinfectar. Si se realiza en menos de 24 horas, hay que entrar a la habitación y al baño con mascarilla y las ventanas abiertas para limpiar y desinfectar.

8. Los CDC indican que, en caso que la limpieza se lleve a cabo entre 24 horas y 3 días tras la recuperación del enfermo, no es necesario desinfectar, basta con limpiar las superficies de las áreas utilizadas por la persona enferma.

9. En cuanto al lavado de la ropa, que incluye sábanas y toallas, conviene poner el agua a la máxima temperatura permitida y secarlos completamente. Si se va a manipular ropa sucia de una persona enferma, se debe usar guantes y un barbijo.

10. Cambiar el cepillo de dientes. El cepillo debe cambiarse al menos cada tres meses e, incluso, antes si las cerdas se desgastan. Pero si una persona ha tenido COVID-19, la SEPA aconseja cambiarlo inmediatamente por uno nuevo. (I)