El brócoli es una planta de la familia de las brasicáceas y es sin duda, un tesoro saludable; esta verdura no contiene grasa ni colesterol y además, posee fibra y muchas proteínas. Crudo o hervido es perfecto para acompañar en ensaladas o como un aperitivo, el único inconveniente es que probablemente, lo estás comiendo mal.

Brócoli, un renglón que crece en la Sierra

Todo el brocoli en sí está lleno de vitaminas E, C, K y minerales como el hierro, zinc y selenio. Asimismo, contiene polifenoles y otras sustancias de acción antioxidante que promueven la salud. Sus cabezas florales, que parecen cabello muy rizado, es la parte comestible que más se conoce, pero no es la única.

El brócoli es un alimento rico en vitamina A. Foto: BBC Mundo

Sí, su cabeza posee un alto contenido en vitamina C y fibra alimentaria, además de nutrientes con potentes propiedades anticancerígenas, sin embargo, las hojas y los tallos de esta verdura son también fuente de muchos beneficios para la salud por lo que deberías incluirlo en tu dieta diaria, según lo indica un estudio publicado en Mini-Reviews in Medicinal Chemistry.

Por qué a las pacientes con endometriosis les beneficia comer brócoli

El tallo del brócoli cuenta con una cantidad significativa de fibra; tal como recoge el departamento de agricultura de Estados Unidos (USDA), cada uno brinda a quien lo ingiere entre tres y cuatro gramos. Además, sus hojas contienen más betacaroteno comparado con los tallos y las flores. También, contienen una gran abundancia de compuestos con propiedades estimulantes de la salud, como son los glucosinolatos y sus derivados bioactivos, los isotiocianatos.

Puré de Brócoli con bolas de carne

Las hojas de brócoli se pueden comer cocidas o crudas en las ensaladas, con aceite de oliva, pimienta, sal o cualquier aderezo a tu gusto. Es importante consultar con un nutricionista para mayor información de cantidades a ingerir y recetas para implementar.

Foto: Víctor Álvarez

Aunque el brócoli puede provocar muchos gases, lo ideal es cocinar las verduras al vapor o con poca agua para ayudar a controlar los gases. Pero por ese temor no se pierda la gran fibra y nutrientres que entrega el brócoli. (F)