Aunque tener diabetes no es impedimento para comer bocadillos en altas horas de la noche, lo mejor será tomar decisiones saludables para no arriesgarse a subidas inesperadas de azúcar en la sangre.

El portal Middlesex Health detalla que cuando una persona come de noche, estos bocadillos agregan calorías adicionales al organismo lo que puede convertirse en aumento de peso. Si alguien come algo extra después de la cena, especialmente si se trata de una comida con carbohidrato, la glucosa sanguínea puede estar elevada a la mañana siguiente.

La dieta que previene la diabetes y reduce la edad biológica: imita los efectos de un ayuno y puedes comer papas fritas

La mejor opción si el hambre persiste después de cenar siempre será tomar un vaso con agua, ya que hay ocasiones en las que la sed puede imitar el hambre, si esta persiste, se puede optar por un alimento bajo en carbohidratos y calorías, alto em proteínas o fibra, como por ejemplo, yogur griego o nueces.

Publicidad

Comer de noche no es necesariamente algo dañino | Foto: Freepik

¿Qué alimentos puede comer un diabético antes de ir a dormir?

  • Una paleta o helado sin azúcar.
  • Un palito de queso liviano.
  • Una cucharada con 15 gramos de mantequilla de maní y apio.
  • Un huevo duro o sancochado.
  • Cinco zanahorias pequeñas.
  • 3/4 de una taza o 6 gramos de palomitas de maíz o canguil.
  • Una ensalada de verduras que incluya pepino, una pizca de aceite y vinagre blanco.

En el caso de que un paciente de diabetes cumpla tratamiento de insulina u otros medicamentos para su condición, habrá algún momento en el que puede tener la necesidad de comer un bocadillo antes de irse a la cama para intentar prevenir que su nivel de glucosa en la sangre baje (hipoglucemia) en el transcurso de la noche.

Si es algo que pasa frecuentemente, será necesario acudir al médico especialista para que ajuste las dosis de los medicamentos y así contener la necesidad de tomar un bocadillo de noche.

(I)

Te recomendamos estas noticias