En febrero de 2022, los cantones con mayor número de fallecidos por accidentes de tránsito fueron Quito (28) y Guayaquil (18), según datos de la Agencia Nacional de Tránsito. La mayoría de estos eventos ocurrió con vehículos particulares.

La causa principal enlistada (compone el 26 % de los casos) es “conducir desatento a las condiciones de tránsito, debido a celular, pantallas de video, comida, maquillaje o cualquier otro elemento distractor”. Esto corresponde a 436 siniestros.

Cualquier cosa que quite la mente del camino es considerada una distracción, afirma el centro de investigación traslacional Bronfenbrenner, de la Universidad de Cornell. Una manera de evitarlo es practicar técnicas de concentración, como la mente plena.

Foto: Shutterstock

En cuanto a Estados Unidos, este centro menciona que los conductores distraídos matan a ocho personas cada día, en promedio. Y en este caso, son los jóvenes los que ocasionan la mayor parte de estas muertes: un 25 % de los causantes tiene alrededor de 20 años.

Publicidad

De acuerdo con los Centros para el Control y Prevención de las Enfermedades, hay tres maneras en que las personas se distraen mientras conducen:

  • Quitando los ojos del camino
  • Quitando las manos del volante
  • Quitando su mente de la conducción

Muchos conductores creen que el problema está en mensajear, porque implica usar las manos, y que, en cambio, no hay peligro en sostener una conversación por altavoz. Un análisis de 2018 de la revista Human Factors concluyó que cualquier conversación, sea por teléfono, manos libres o conversar con un pasajero en el auto, conlleva una reducción en el manejo del auto.

La mayoría de los que conversan por teléfono mientras conducen lo compensan reduciendo la velocidad y dejando más espacio entre su vehículo y el que tienen enfrente.

Por supuesto, usar el teclado del teléfono es mucho más riesgoso. Así que, si echa a andar el auto con una llamada en mente, se le recomienda timbrar antes de salir.

Publicidad

La situación es preocupante también en China, en donde un estudio más reciente, de 2021, examina el efecto de usar aplicaciones activadas por la voz, favoritas entre los jóvenes. El comportamiento típico de estos conductores es oscilar de lado a lado en su carril, con menor tiempo de reacción (especialmente cuando el semáforo cambia de color) y más probabilidades de ocasionar una colisión.

No solo para los automovilistas es la advertencia. Al ir en bicicleta o incluso al caminar, las personas toman peores decisiones cuando van distraídas con sus teléfonos, pues caminan más lento al cruzar la calle y se pierden el momento apropiado para cruzar, según una publicación de la Universidad de Alabama en Birmingham. Asimismo, los ciclistas reducen los movimientos de la cabeza para reconocer peligros de su entorno. La manera de compensar, nuevamente, es reducir la velocidad o detenerse.

Foto: Shutterstock

¿Qué hacer para evitar ir distraídos al volante?

El entrenamiento de concentración o de mente plena puede ayudar. El centro Bronfenbrenner insiste en que tener una mentalidad enfocada mejora la conducta al conducir. Cuando la mente del conductor divaga, pasa por alto peligros, comete errores y termina en choques.

Hay ligera evidencia de que practicar ciertos ejercicios antes o durante el viaje, como respirar lento y profundo, puede ayudar a permanecer enfocado y a evitar el uso del teléfono o de dispositivos de manos libres.

Publicidad

¿Qué es la conducción distraída?

Hay tres tipos de distracciones, como ya se ha mencionado: manual (dejar el volante), visual (quitar la mirada del camino) y cognitiva (engancharse en conversaciones presenciales o telefónicas, soñar despiertos o cualquier otra cosa que nos saque del presente).

El psicólogo Guy Winch, defensor de la ciencia de la salud emocional, sugiere que nos metemos en problemas cuando tratamos de hacer varias cosas a la vez, porque se reduce nuestra capacidad cognitiva. Lastimamos nuestra materia gris, dice Winch, especialmente cuando uno es un adolescente o joven adulto que utiliza diversos tipos de multimedia a la vez.

Foto: Shutterstock

Si ese multidesempeño involucra mensajear mientras se conduce, el tiempo de reacción se convierte en el equivalente a conducir ebrio, asegura Winch. En Ecuador, si un conductor de auto particular tiene entre 0,3 y 0,8 grados de alcohol, es sancionado con una multa equivalente a un salario básico unificado, cinco puntos menos en la licencia y cinco días de prisión. Si excede los 0,8 grados, la sanción aumenta a quince días de cárcel y diez puntos menos.

De acuerdo con datos de la compañía de seguros estadounidense Travelers, el 25 % de los conductores confiesan que hacen otras cosas mientras manejan, porque piensan que pueden controlarlo y permanecer seguros. Pero los datos de la aplicación TrueMotion, que monitorea el desempeño del piloto (y que se extiende a los miembros de la familia que usen auto), muestran que los estadounidenses van distraídos en sus autos al menos cinco kilómetros cada día. Los números de la Asociación Automovilística Americana confirman la cultura de la distracción. Esta organización publica al año un Índice de Cultura de Seguridad del Tráfico, que muestra que el 88 % de los conductores percibe que las distracciones han aumentado.

Publicidad

Según Travelers, que maneja su propio Índice de Riesgo, hay una desconexión entre lo que los conductores creen que es seguro y la realidad en las calles. Abril ha sido designado en Estados Unidos como el mes para hacer consciencia sobre la conducción distraída, y el índice, que parte de una encuesta a los usuarios, encontró que 61 % de aquellos que responden a mensajes de texto, correos electrónicos y llamadas mientras conducen lo hacen porque temen que pueda ser una emergencia.

Y aunque la mayoría de las personas saben que se ponen en peligro cuando hacen estas cosas, los datos de la app TrueMotion Family Safe Driving muestran que esto no cambia su conducta: el 40 % de la gente al volante se distrae un promedio de quince minutos por cada hora sobre el asfalto. (I)