El Festival de Cine de Cannes se presentó en julio de este año como un regreso oficial a una aparente normalidad, con celebridades vestidas de gala y desfilando sin mascarilla por la alfombra roja en una ambiente festivo que no se sentía desde 2019.

Aunque la mayoría se esforzó por lucir “como antes”, algunas actrices, como Helen Mirren y Andie MacDowell, se inclinaron por aceptar los cambios y, por ejemplo, lucir con orgullo las canas que inevitablemente se extendieron durante la cuarentena.

La nube de rizos oscuros y grises de MacDowell fue la compañera perfecta para un vestido de Prada con cuentas azules con un maquillaje a juego. Mirren se le unió en la alfombra roja con un moño alto que destacaba la tonalidad blanca-canosa de su cabello, en contraste con un vivaz vestido amarillo mostaza de Dolce & Gabbana. Jodie Foster, quien lucía unos favorecedores mechones grises alrededor de su rostro, también demostró una excelente manera de dejar crecer las canas.

Lucir las canas es una opción absolutamente válida que nos permite alejarnos de los tintes y llevar un cabello mucho más natural y sano. Durante esta transición, lo recomendable puede ser realizar un corte de cabello para que el cambio se vea mucho más natural, usar mascarillas que protejan el cabello de la oxidación, evitando que las canas se vean amarillentas, y no dejar que la presión de otros influya en tu decisión”, comenta Cristina Cárdenas, brand manager de Cuidado Personal de Yanbal.

Es importante considerar también que, en algunos casos, las canas no son solo una condición de la tercera edad. Desde los 30 años, explica Cárdenas, el cabello comienza a envejecer, volviéndose más delgado, frágil y deshidratado. “Es por esto que existen en el mercado líneas antiedad para cabello que actúan frente a los principales síntomas de envejecimiento del cabello, brindándole volumen, fortaleza, protección e hidratación”, dice. “Sin embargo, es importante no esperar a que llegue a convertirse en un caso extremo para comenzar a cuidarlo”.

Para la premiere de 'Annette', Helen Mirren lució un vestido en color amarillo mostaza de la firma italiana Dolce & Gabbana.

La etiqueta #SilverSisters en Instagram, que agrupa fotografías y videos de mujeres que decidieron aceptar y comenzar a lucir sus canas, tiene como uno de sus mantras “el plateado es solo otro color”.

En inglés, prefieren usar el color silver (plateado) para referirse a las canas en lugar de gray (gris). Quienes postean imágenes usando esa etiqueta se entrenan mutuamente a través del incómodo proceso de dejar crecer sus canas. Este tipo de tutoría resulta alentadora, por ejemplo, en los primeros meses, cuando alguien que inicia este camino, especialmente si se ha estado tiñendo el cabello de negro u otro tono oscuro, tiene que soportar el duro contraste entre su cabello teñido y el natural.

Pero esta transición puede ser también icónica. Desde antes de cumplir 40 años, Sarah Harris, editora adjunto de Vogue UK, decidió aceptar gustosa su cabello gris, tras encontrar su primer mechón canoso a los 16 años.

“Nunca tuve la intención de ser pionera o de defender algo”, dijo Harris para The Guardian. “Pero cuando era más joven, veía a mi madre teñirse el cabello de nuevo a castaño oscuro y estar en el salón cada seis semanas manteniéndolo así debido al rebrote blanco. Nunca quise tener que hacer eso”.