Los tiburones encontrados en el barco pesquero chino Fu Yuan Yu Leng 999, arrestado por pescar dentro de la Reserva Marina de Galápagos, tenían altos niveles de mercurio, según reveló una investigación reciente publicado en el portal científico Science Direct.

El buque de bandera china fue retenido en 2017 por autoridades ecuatorianas por realizar faenas en la reserva marina. En sus bodegas se encontraron alrededor de 500 toneladas de pescado, incluidas especies vulnerables y protegidas como el tiburón martillo.

El capitán del Fu Yuan Yu Leng 999 y sus tres ayudantes fueron condenados a tres años de prisión y al pago de $ 6,1 millones por el delito de pesca de especies protegidas. Los 16 tripulantes adicionales fueron declarados cómplices del hecho con pena de un año de prisión.

La carga hallada en ese pesquero chino fue sometida a varios estudios. Una de estas investigaciones comprobó que de las doce especies de tiburones halladas en el barco, once se encuentran dentro del archipiélago y nueve están catalogadas como vulnerables o de mayor riesgo por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN). Es decir, los escualos encontrados en las bodegas del barco habitan en las aguas que rodean Galápagos.

Esta nueva investigación midió la concentración de mercurio en animales y “los datos excedieron el valor umbral para una porción de pescado por semana”, es decir, los niveles de mercurio encontrados no son tolerables para el consumo regular.

La concentración total de mercurio en el tejido muscular se determinó en seis especies de tiburones encontradas en un barco pesquero chino. Se encontró que el tiburón sedoso fue la especie con mayor porcentaje de mercurio: 30,73 %. Mientras que el tiburón martillo festoneado tuvo el menor porcentaje con 24,2 %. Todas las especies excedieron el nivel umbral de 0,12 mg definido para un límite de consumo de 4 harinas de pescado por mes.

El estudio indica que la contaminación por mercurio (Hg) en el medioambiente produce efectos adversos considerables en los ecosistemas marinos, así como en la salud humana. Las principales fuentes de Hg en el océano son las entradas de los ríos a través de los esteros, la actividad volcánica submarina y las deposiciones atmosféricas.

La mayor parte del Hg en la atmósfera y la superficie del océano es el resultado de las actividades humanas, en particular de las centrales eléctricas de carbón, la metalurgia y la minería artesanal de oro, la producción y el uso de Hg y la extracción de metales industriales. (I)