Pensando en cómo reducir la cantidad de basura que llega a las fuentes de agua en Ecuador, Kevin Cando y Kevin Santacruz diseñaron la aplicación móvil Recyminer. La app busca crear un ecosistema de reciclaje funcional donde los desechos como el plástico, papel, ropa, tecnología, electrodomésticos, que en su mayoría terminan en los océanos, puedan tener una segunda vida útil.

Recyminer toma el modelo de plataformas como Uber y lo mejora. Se sube una foto y una descripción de la “basura” que se desea retirar y alguien interesado la recoge. Esta transacción se puede realizar con o sin costo y dependerá de un acuerdo entre las partes.

Incluso, los recicladores pueden ver mapas con las diferentes solicitudes disponibles, su tamaño, características, si hay pago o no, o ir a un punto de recolección específico.

Yo entro a la aplicación y digo que tengo una nevera, una cocina y genero una orden. Alguien interesado toma la orden y la retira. Ahora, también el usuario puede pagar para que se lleven el desecho y la oferta la ubican ellos”, indica Cando.

Publicidad

Además, a través de la app pueden venderse materias primas para que otras personas las compren. “El miner (minero) toma esa nevera vieja que alguien no quiere, la repara y la puede vender en Recyminer como un artículo de segunda mano o también lo puede vender, en su defecto, para alguien que lo pueda reparar”, añade.

La idea es que los usuarios, a través de sus transacciones en la app, acumulen puntos que puedan canjearse con productos que se expendan en Recyminer.

Kevin Cando y Kevin Santacruz son los creadores de la aplicación Recyminer. Foto: Diana Guananga

La ropa en desuso y que quita espacio en las viviendas es otro ejemplo, dicen sus creadores. Las personas pueden pedir que alguien se la lleve y el reciclador puede vender estos productos en la tienda digital de la plataforma.

Ecuador genera cerca de 375.000 toneladas de residuos sólidos urbanos, 57 % de estos son orgánicos, mientras que el porcentaje restante es material inorgánico. Del total de residuos generados, el 96 % se entierra en diversos sistemas de disposición final, mientras que el 4 % es recuperado por recicladores de base, según la organización Alianza Basura Cero Ecuador.

Ecuatorianos desconocen formas de desechar residuos electrónicos que pueden reciclarse

Otra característica de Recyminer es que los usuarios pueden tomar una foto de sus facturas del supermercado y subirla a la app para que, automáticamente, se le genere una estimación de los materiales reciclables que ha comprado.

Las facturas de consumo se pueden escanear, luego se identifica cada ítem que se ha adquirido. Por cada elemento se saca el índice de material reciclable y se genera un estimado de cuánta basura esa persona produce en un lugar. Esto se registra en un mapa. El miner tiene tiene dos opciones: la de los pedidos fijos que alguien los ha solicitado y la otra es ver, en el mapa, las zonas de mayor aglomeración de basura reciclable”, afirma Cando.

Publicidad

En la aplicación se pueden adjuntar facturas de supermercado para saber una estimación de cuánto material reciclable se ha adquirido.

Actualmente Recyminer está en una versión prototipo y sus creadores buscan fondos para implementarla en el país. La iniciativa es una de las finalistas regionales del concurso Desafío Global for Code, implementado por la empresa internacional de tecnología IBM y sus socios. El premio principal son $ 200.000 y serán usados para el desarrollo de la iniciativa vencedora. Los ganadores se conocerán en las próximas semanas.

En esta competencia los desarrolladores se conectan, aprenden, comparten su experiencia y crean soluciones de código abierto que pueden escalar globalmente para ser implementadas en diferentes comunidades.

Este proyecto aporta a la comunidad porque es de código libre y cualquier persona puede aportar para la resolución de los problemas, porque es una plataforma colaborativa. Ser finalistas representando a Ecuador nos enorgullece, ya que hay participantes de otros países”, señala Santacruz.

Empresas en Ecuador apuestan por la economía circular desde antes que Ley entre en vigencia

Cando y Santacruz indican que con $ 50.000 pueden implementar la app en el país en una primera fase, pero debido a la falta de recursos han buscado financiamiento en iniciativas internacionales.

“Ecuador es el lugar preciso para tener este tipo de iniciativas, ya que la necesidad es la cuna de la inversión. Los problemas que vemos en el país nos obligan a pensar de forma diferente. Somos un país tan pequeño que permite que una prueba exitosa sea replicable en otros lugares del mundo”, indica Cando. (I)