El impacto que ha logrado Matías Canching, de 15 años y estudiante del colegio La Salle Conocoto en Machachi, con su proyecto Pontus Aqua: identificación de conexiones clandestinas de agua potable mediante patrones acústicos, ha sido bastante grande. El adolescente diseñó un prototipo que realiza un análisis de espectrogramas-señales sonoras que son producidas en las tuberías. El dispositivo cuenta con un generador de vibraciones, un micrófono omnidireccional, interfaz Scarlett 18i20 y el software libre REW.

El aparato logró detectar 55 conexiones clandestinas entre diciembre del 2021 y marzo del 2022 en la ciudad de Machachi, en el cantón Mejía, determinando una afectación significativa al acceso igualitario del agua.

Cuidar del agua empieza por tomar decisiones simples en el hogar

Matías comenta que primero debió comprender cómo funcionaba otro aparato que ya existe en el mercado, pero cuyo valor es cercano a los $ 27.000: “Este dispositivo utiliza 27 micrófonos, tiene pisos eléctricos que van escuchando por encima del suelo vibraciones. Mi prototipo es algo parecido a eso, pero el mío va dentro de los ductos de agua potable. Primero se seca el tubo con una esponja que está atada a un alambre y luego se introduce el micrófono omnidireccional de ocho milímetros que le permite caber en cualquier tubería”.

Luego se envían vibraciones con una especie de pistola y al momento que estas chocan con las llamadas tes que se utilizan para realizar conexiones clandestinas rebotan en tres ecos (menor, medio y mayor). Si el eco es mayor significa que hay una conexión clandestina. “Mi prototipo cuesta $ 600 y está pensado para que los Gobiernos autónomos descentralizados puedan adquirirlo sin afectar sus presupuestos”, dice.

Publicidad

Añade que en cantones como Mejía el problema de las conexiones clandestinas es bastante fuerte, ya que de cada diez tomas de agua 4,3 son ilegales y, además, se ha detectado que de cada conexión clandestina se desprenden otras microconexiones. “El vecino le roba a otro vecino que ha hecho una conexión clandestina”, dice.

El dispositivo diseñado por el joven ecuatoriano tiene un costo de $ 600, un precio muy por debajo de otros aparatos que existen en el mercado. Foto: Cortesía

La idea de Matías fue seleccionada en la cuarta edición del concurso Junior Water Prize (JWP) para que represente a Ecuador en la competencia internacional Stockholm Junior Water Prize, que se realiza anualmente durante la Semana Mundial del Agua en Estocolmo, Suecia.

JWP, a través de socios, como universidades, dio acompañamiento y mentorías a Matías que le ayudaron a afinar y ajustar su prototipo. El adolescente viajará el próximo 26 de agosto a Estocolmo junto con una comitiva del concurso y defenderá su proyecto ante un jurado internacional. La ceremonia de premiación será el 30 de agosto y contará con la presencia de la princesa Victoria de Suecia, patrocinadora del concurso.

Belén Vallejo, representante de JWP en Ecuador, afirma que la competencia busca formar bases de investigación científica aplicada en jóvenes de entre 15 y 20 años en el país: “Nosotros trabajamos para impulsar la sostenibilidad del agua y saneamiento. No solo somos un concurso que elige un representante sino que vemos una manera integral de apoyo a los jóvenes, tener una mejor representación y formar jóvenes líderes en temas de agua en Ecuador”.

Publicidad

En JWP se han inscrito 92 proyectos presentados en todas sus ediciones sobre la conservación y manejo sostenible del agua, en 20 localidades del Ecuador. Vallejo afirma que impulsar este tipo de iniciativas es importante debido a los problemas que registra el país en lo que respecta al acceso y contaminación del agua.

Claves para un uso responsable del agua

Uno de los socios de JWP en Ecuador es la empresa Tesalia cbc. Desde la compañía se busca apoyar las ideas de jóvenes, pero que se puedan plasmar en prototipos reales. Por el tecnicismo científico que abarca el JWP que decidieron apoyar la competencia desde su primera edición.

Los recursos naturales son finitos por lo que estamos conscientes como Tesalia cbc de que hay desafíos que tenemos que contrarrestar a través de la educación ambiental basada en una economía verde e impulsando a los jóvenes talentos ecuatorianos”, afirma Maricruz Ortiz, vocera de la empresa.

Para la ejecutiva es fundamental que compañías grandes, que por lo general son acusadas de causar un gran impacto ambiental, se involucren en estos temas y, de hecho, lideren procesos de cambio en la forma de producción al sector que representan.

Publicidad

El pensamiento del sector privado está cambiando y va en función de la construcción de un mundo mejor, pero no solo desde la filantropía sino desde acciones claras. No hay planeta b, tenemos un planeta y hay que cuidarlo de manera consciente. Además, a través del ahorro de energía, de agua, también se genera un ahorro para las empresas. El ahorro de recursos naturales te va a permitir un retorno de la inversión sumamente sostenible”, indica.

El prototipo diseñado por Matías concursa junto con otras iniciativas a nivel mundial en el Stockholm Junior Water Prize. Sin embargo, los ecuatorianos podemos ayudarlo a ganar votando a través de la página https://siwi.org/stockholm-junior-water-prize/vote. Las votaciones se cierran el 15 de agosto. El premio son $ 15.000. (I)