La Policía Nacional de Ecuador, informó, a través de la red social Twitter, que un ciudadano extranjero fue aprehendido en el aeropuerto de Guayaquil por transportar 213 ejemplares de caballito de mar. El hombre pretendía llevar a los animales hasta Ámsterdam, Países Bajos.

La Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas (CITES, por sus siglas en inglés) sitúa a todas las especies de caballitos de mar en su Apéndice II, reconociendo que están al borde de la extinción, a no ser que se controle su comercio.

En este sentido, los países firmantes de la Convención, entre ellos Ecuador, acordaron reforzar el control de las exportaciones, concediendo los permisos de exportación, solamente cuando está claro que la mercancía no pone en peligro a las poblaciones naturales de caballitos de mar. A pesar de todo, la extracción y el comercio ilegal de la especie continúa.

Un informe de la oenegé Traffic, que registra el comercio de animales y plantas silvestres en todo el mundo, concluye que, entre 2009 y 2017, el 24,4% de los productos marinos incautados en el sector de la aviación fueron caballitos de mar.

En tanto, según la organización Bitácora Ambiental Ecuador, los caballitos de mar terminan vendiéndose entre $300 y $600 por kilo en Hong Kong, ya que se los utiliza como “medicina tradicional” de China.

En horas de la noche, el Ministerio de Ambiente, Agua y Transición Ecológica de Ecuador se pronunció sobre el caso: “El pasado viernes (17 de septiembre), ante la alerta sobre tenencia ilegal de especímenes de fauna silvestre en un equipaje del Aeropuerto de Guayaquil José Joaquín de Olmedo, en coordinación con la Policía Nacional se detuvo a un ciudadano de nacionalidad china, quien transportaba 5 fundas plásticas con 213 unidades de caballitos de mar (Hippocampus spp.)”.

La secretaría indicó que luego de la denuncia se determinó la flagrancia y se dictaminaron medidas sustitutivas para el extranjero, que sería de procedencia asiática. El sospechoso se acogió al procedimiento directo, por lo que se determinó que una próxima audiencia sea programada para el próximo 7 de octubre. La investigación se mantiene abierta. (I)