El escenario es desolador. Árboles quemados y talados, y un “camino” de tierra hecho con maquinaria pesada son las evidencias de la “invasión” que sufrió parte de un terreno de 394 hectáreas que servirá para la construcción del centro de rehabilitación de fauna silvestre más grande de la región Costa en Ecuador.

El área, que está ubicada en El Mamey, en Chanduy, provincia de Santa Elena, fue entregada en comodato a la Fundación Proyecto Sacha que actualmente se encuentra levantando fondos para poder edificar el centro.

“Fui un día domingo para seguir con la secuencia de un trabajo técnico para el tema de un proyecto emergente de rehabilitación de ocelotes. Entonces, cuando subo y camino a través del bosque me encuentro con una parte del terreno toda pelada (deforestada), árboles quemados, tumbados con un tractor. Creemos que (el daño) es de algo más de una hectárea porque son tres espacios diferentes que han tumbado y aplanado”, dice Eliana Molineros, directora de la fundación.

Pandemia no ha frenado deforestación y tala ilegal en Ecuador

Por este inconveniente Proyecto Sacha busca recursos para poder cercar el área y ubicar letreros. Además, junto a abogados, ingenieros ambientales y policías, técnicos de la fundación viajan constantemente a Chanduy para levantar información.

Publicidad

No sabemos quién ha hecho esto de talar. De hecho han construido una cerca en medio del terreno, aplanar y quemar. Ahora además de buscar recursos para rehabilitar a 77 animales silvestre que tengo también debo buscar fondos para frentear el problema del terreno”, añade Molineros.

Con maquinaria han abierto un camino de tierra en parte del terreno donde se construirá el centro de habilitación. Foto: Cortesía Eliana Molineros.

La idea es que en 25 hectáreas se construya el centro que tendrá área de cuarentena, maternidad, atención de fauna silvestre, preliberación. El resto se calificaría como bosque protector.

La declaración de estas hectáreas como bosque protector se daría gracias a la biodiversidad que tiene: “Hay animales allí. Ya han ido técnicos del Ministerio del Ambiente a verificar si calificaba y sí califica”.

De hecho, el informe de verificación de la secretaría de Estado indica que el sitio en su totalidad comprende vegetación nativa conformada por bosque de Deciduo de tierras bajas y bosque bajo y arbustal del Jama Zapotillo.

Además, en el documento se especifica que en el área habitan especies en peligro de extinción como el venado de cola blanca, saínos, entre otras. En el recorrido que realizaron los técnicos se encontraron especies predominantes como el ceibo (Ceiba trischistandra) y varios estratos con especies de algarrobo (Prosopis juliflora), cabo de hacha (Machaerium millei), bototillo (Cochlospermum vitifolium). Todas estas especies fueron afectadas por la tala que se registró en el lugar.

“El área verificada cumple con los parámetros de conservación, para la declaratoria de un Área de Conservación con categoría de Patrimonio Forestal Nacional conformada por Bosque y Vegetación Protectora de carácter privada conforme lo establecido por la Normativa Ambiental Vigente, al igual se considera como un área para la conservación in situ de la biodiversidad que tendría que considerarse dentro del Plan de Manejo con Modelos de Gestión a aplicar”, indica el reporte.

En Ecuador se deforestan los bosques para dar espacio a 'cocinaderos' de cocaína

A través de sus perfiles en redes sociales, Proyecto Sacha pide ayuda para construir una cerca en el extenso terreno: “La semana pasada, siguiendo con las visitas técnicas que demanda el proceso, nos encontramos con un escenario desolador, nuestro terreno, parte de nuestros árboles, han sido talados, quemados y una gran parte cercada como propiedad de otra persona. Nos están invadiendo”, se puede leer en la cuenta de Instagram de la fundación.

Las donaciones se pueden realizar a nombre de la institución en la cuenta corriente 1400625249 del Banco Internacional, RUC: 099324272100. También se puede contactar al correo donaciones@proyectosacha.org. (I)