Un estudio de la Red de Bosques Andinos (RBA), publicado en la revista Nature Communications, demostró el rol que cumplen los bosques andinos en el ciclo global del carbono.

De acuerdo a la recopilación de datos de este grupo internacional de investigadores, el papel de estos es más relevante de lo que se pensaba, ya que estarían actuando como reservorios de carbono con una tasa de captación por hectárea mayor a la de bosques amazónicos, lo que contribuye a mitigar los efectos del cambio climático al regular la concentración de CO₂ en la atmósfera.

En la investigación participaron investigadores ecuatorianos, colombianos, peruanos y argentinos, quienes realizaron un monitoreo de 119 parcelas de bosques tropicales y subtropicales andinos entre 1991 y 2017. En Ecuador analizaron 21 parcelas.

Francisco Cuesta y Marco Calderón, investigadores de la Universidad de Las Américas, explicaron que el papel de los bosques andinos en la captación de carbono de la atmósfera se ha vuelto más relevante ante la deforestación de la Amazonía. En el documento se midió el crecimiento anual de su biomasa aérea y demostró que pueden captar CO₂ en grandes cantidades (0,67 ± 0,08 toneladas anuales de carbono por hectárea).

“Debido a la disminución de la fuerza de los sumideros de carbono en los bosques tropicales de tierras bajas, la importancia de los sistemas montanos para la gestión del carbono está aumentando... Salvaguardar la conectividad de los bosques andinos será fundamental no solo para la conservación de la biodiversidad en sí, sino también para proteger y mejorar el almacenamiento de carbono en el futuro”, indicaron los investigadores.

Mapa de los bosques andinos que participaron en el estudio. Foto: Nature Communications