Solo el 40% de los bosques tienen una alta integridad a nivel mundial. La deforestación no es el único problema, ya que las áreas forestales se han visto gravemente afectadas por las actividades humanas como los incendios, la caza, la explotación de la vida silvestre y los efectos de borde. Estos datos son revelados en un estudio publicado en la revista Nature Communications.

La investigación reunió a 47 expertos en bosques y conservación de todo el mundo y es el resultado de los avances en teledetección, macrodatos y computación en la nube.

En el análisis se indica que los bosques con alta integridad pueden ayudar a frenar el ritmo del cambio climático, preservar la biodiversidad, proteger los medios de vida y las culturas de los pueblos indígenas y las comunidades locales, y prevenir futuras pandemias. De allí la importancia de su conservación.

Sin embargo, solo 17,4 millones de kilómetros cuadrados de los bosques restantes de la Tierra (40%) se consideran de alta integridad, y apenas el 27% de este porcentaje se encuentra en zonas protegidas.

Publicidad

Debido a estos impactantes datos, la organización internacional Wildlife Conservation Society (WCS) y sus socios científicos estructuraron el Índice de Integridad del Paisaje Forestal, una herramienta digital que ayuda al monitoreo de este parámetro en los bosques del mundo, incluido Ecuador.

El índice, que está disponible públicamente, se actualizará cada año y permite a los usuarios analizar patrones globales y perfeccionar áreas locales. “Hará que la condición de los bosques restantes del mundo sea visible para todos por primera vez y apoyará acciones específicas para conservarlos, administrarlos y restaurarlos”, indica WCS.

Hedley Grantham, autor principal del estudio y director de Planificación de la Conservación de WCS, afirma que los resultados de la investigación son fundamentales para las discusiones actuales en relación con el Convenio sobre la Diversidad Biológica.

“El borrador actual del Marco Mundial para la Diversidad Biológica posterior a 2020 propone sabiamente objetivos relacionados con la integridad de los ecosistemas y ha habido un debate activo sobre cómo se puede cuantificar y monitorear esto. Con este índice, ahora podemos establecer ambiciosos objetivos políticos para mejorar la integridad de los bosques a nivel mundial”, añade.

En tanto, James Watson, director de la Iniciativa de Investigación y Ciencia de WCS y la Universidad de Queensland, afirma que el uso de este índice es fundamental para localizar los bosques intactos que quedan en la Tierra y asegurar de que estén mejor protegidos.

“Mostramos cuán críticos son algunos países, incluidos Canadá, Brasil, la República Democrática del Congo y Papúa Nueva Guinea, para mantener los últimos grandes bosques intactos del mundo. La naturaleza de escala fina del mapa permitirá a los administradores de tierras planificar actividades de manera más efectiva y monitorear cambios a lo largo del tiempo”, dice.

Publicidad

El índice muestra los paisajes forestales intactos del país (líneas amarillas). También las áreas protegidas (líneas blancas). Captura de pantalla

La herramienta permite visualizar los cambios que degradan muchos valores de los bosques, de manera que los encargados de formular políticas y tomar decisiones vean dónde se encuentran las áreas forestales que sobreviven en buenas condiciones.

Al integrar datos sobre múltiples presiones humanas que se sabe modifican los bosques, el análisis lleva la cuantificación global más allá de categorías simples o usando únicamente indicadores de presión como sustitutos de la integridad, a una descripción más matizada de este problema como un continuo, reconociendo que no todos los bosques existentes se encuentran en las mismas condiciones.

“Nuestro análisis revela que se han producido modificaciones forestales graves y extensas en todas las regiones biogeográficas del mundo”, dicen los científicos.

En la Amazonía ecuatoriana existen todavía áreas extensas con alta integridad ecológica, al igual que a lo largo de las estribaciones orientales de los Andes. En la Costa, las zonas en mejor estado de conservación se encuentran en Esmeraldas, dice Galo Zapata, director científico de WCS Ecuador.

“En el Ecuador, las áreas de alta integridad ecológica que se encuentran fuera de las áreas protegidas son parte de territorios indígenas, por lo que ya se encuentran dentro de un esquema de conservación y manejo que complementa el sistema de áreas protegidas”, indica el experto. Sin embargo, es necesario apoyar a las organizaciones y comunidades de estos territorios para fortalecer la gestión sostenible de sus recursos naturales.

El índice, según Zapata, permitirá al país identificar áreas prioritarias para la conservación por su alta integridad ecológica, y zonas donde se requieren esfuerzos de restauración. Las personas pueden acceder a la información a través de la página web www.forestlandscapeintegrity.com. (I)