Cada género musical tiene lo que suele llamarse sus ‘leyendas vivas’ y por el lado del rap ecuatoriano está Gerardo Mejía. El cantante de 57 años tiene un legado artístico que se desbordaría en libros, tal vez coqueteando con la idea de ilustrarlo con imágenes de su antigua cabellera negra, rizada y eterna, cuando se ganó el respeto de un género que no era natural con sus raíces ecuatorianas. O sería una fuerte competencia en las plataformas de streaming, si lo aterrizamos a las tendencias más actuales de entretenimiento en dispositivos.

De hecho, ambas opciones son factibles. “Estoy próximo a escribir un libro”, cuenta Gerardo en su más reciente visita a Ecuador. “Y ahorita están haciendo un documental acerca de mi vida”, adelanta el cantautor. Según Mejía, ha sido contactado por una compañía americana con la idea de hacer la historia sobre “la persona que comenzó el género latino urbano“.

¿Y Gerardo siente que fue el que “empezó todo” en Ecuador, allá a finales de los 80 e inicio de los 90? “Creo que en ese tiempo fui el que más éxito tuvo. Pero hay otra gente que lo empezó antes que yo, la cultura estaba cambiando, escuchaban lo que pasaba en Estados Unidos. Yo comencé desde el break dancing en la 9 de Octubre, cuando íbamos a las calles a bailar”.

AU-D, Gerardo Mejía, Los Intrépidos y Tranzas, junto con la banda Emotion Band, se rencontrarán en escena

Es que la música sigue siendo el hilo conductor en su vida, en medio de las facetas profesionales que cumple entre Ecuador y EE.UU.: ejecutivo musical del sello discográfico United Masters, pastor de una iglesia en Kentucky y, la más actual, empresario cafetero, con su café Rico Suave.

Publicidad

Gerardo Mejiía y su pasión en los escenarios

No voy a hacer esto toda mi vida, creo que sería de Ripley, porque soy un rapero que aun sigue haciendo shows. Pero es algo que a los artistas no se nos puede quitar de las venas. Estar en el escenario es espectacular”, dice Gerardo, quien será parte del show Flashback 593, un concierto integrado por otros artistas ecuatorianos que dominaron la escena local en la década de 1990: Au-D, Los intrépidos y Tranzas. La presentación, organizada por Javier Cueva Producciones, será este viernes 8 de julio, en la explanada del centro comercial Riocentro El Dorado y las entradas están disponibles en Ticketshow.

El rapero ecuatoriano Gerardo Mejía también participó en la primera edición de 'Flashback 593', en el 2019. Foto: Cortesía Gerardo Mejía

“El mundo se ha puesto algo nostálgico. No sé si fue por el confinamiento por la pandemia. Yo creo que le debo eso al público, tratar de complacerlos una vez más”. Es un intercambio justo, donde el cantante no solo obtiene el cariño de sus oyentes, conformados por varias generaciones de fanáticos, como es de esperarse, sino también recibe una oportunidad para llegar a más personas con la historia de su renacimiento espiritual.

“Es interesante ver en mis conciertos padres que le dicen sus hijos ‘mira, este fue el que comenzó todo’. Para mí es divertido que los muchachos van a discotecas y están bailando todo lo nuevo, y cuando el DJ les pone Michu Michu o Marielisa, todos se saben la letra”. Mientras pueda, Gerardo seguirá cantándolas. “Cualquiera podría decir ‘estás cincuentón, hasta cuándo vas a estar en el escenario’, pero esto es lo que Dios me ha dado”.

Gerardo sabe que el rap, al menos la lírica con la que arrancó su carrera a inicios de los 90, no es del gusto de todos los cristianos. “¡Los movimientos ya no pueden ser los mismos!”, bromea. “Hay cristianos que me apoyan y otros, no... Pero ellos saben de una manera u otra que esto (su show) atrae la curiosidad. En esta nueva etapa, uso mi carrera como un anzuelo para llevarlos a Dios”.

Publicidad

¿Cómo? Con una de sus melodías que se convirtió en su bandera, en un himno de esta conversión. “La mayoría de los muchachos generalmente no se sienten atraídos por la música de artistas cristianos, prefieren otra música, la que escuchan en las discotecas. Por eso yo en el escenario les cuento este gran cambio y termino mis shows con Sueña. Es una canción que Dios me inspiró a escribirla y que los demás encuentran motivadora. La gente piensa que mi tema más grande es Rico, suave y yo les digo que no. La más grande es una canción cristiana, Sueña”.

Gerardo Mejía, el ‘coronel’ rico y suave de Kentucky

El rapero ecuatoriano no es el primero ni el último artista urbano que decidió cambiar radicalmente su vida en nombre de Dios. Edgardo Franco, más conocido como El general, reveló en la primera década del 2000 que se había convertido en miembro de los Testigos de Jehová, después de retirarse como uno de los precursores de la música reggae y reguetón en Latinoamérica. El último en experimentar el llamado divino ha sido Carlos Reyes, o Farruko.

“Yo felicité a Farruko por su conversión y tener el coraje de hacerlo en un momento que estaba en el top. Ahora la gente lo está criticando, pero no saben que él viene de un mundo muy oscuro. La conversión es un aprendizaje y por eso queremos hablar de ello”.

En Ecuador, ‘Rico, suave’

Entrevista Gerardo Mejía en La Revista. Foto tomado de Facebook.com/GerardoMejiaOficial Foto: El Universo

Un día típico para Gerardo Mejía empieza con una buena taza de café humeante. Por su supuesto, de su marca Rico, suave.

Publicidad

“Estoy viajando bastante, buscando y probando diversos tipos de café, porque quiero saber cual café está mejor que el mío”, bromea. “Estamos empujando no solo una marca, sino un buen producto. Escucho de vez en cuando que quieren un café más fuerte, bueno, va a salir uno más fuerte, pero por algo se llama Rico, suave”.

Rico, suave, el tema de Gerardo Mejía, ahora convertido en café

Ese es uno de sus motivos para viajar a Ecuador constantemente. “Se viene una nueva campaña, ya la van a escuchar. Por lo pronto, venimos a ver cómo están las ventas en los supermercados. Nos arriesgamos a sacar el café en tiempo de pandemia y gracias a Dios resultó”.

La idea de lanzar su marca, recuerda, surgió en 2019. “Se me acercaron para hacer bebidas alcohólicas, como un tequila Rico, suave. Yo no quería apoyar ese tipo de ideas”. El sueño tomó forma gracias a un viaje a Qatar, donde conoció a su socio actual. “Él estaba vendiendo café ecuatoriano allá, pero sin una marca, al por mayor”. Después de un año, se convirtió en el inconfundible Rico, suave.

En Estados Unidos, su familia

Gerardo Mejía y su familia: sus hijos Jaden, Nadia, su esposa Kathy Eicher y su primogénita Bianca. Foto: Facebook.com/GerardoMejiaOficial

Dicen que “la manzana nunca cae lejos del árbol”. Ahora es el turno de los chicos Mejía de probar su talento en la industria musical,

Publicidad

Jaden, el único hijo varón de Gerardo, está promoviendo varias canciones desde el año pasado a nombre de su alias artístico, Mop The Kid. “Yo le digo que ahora tiene la oportunidad de llegar a millones de seguidores solo por medio de un teléfono. El artista ya no se tiene que fajar yendo a todas las radios como antes. Ahora tú mandas tu MP3 a todas las plataformas posibles. Pero ahora el trabajo es ser más creativo que nadie. Cada día estás compitiendo con 60.000 canciones nuevas”.

Gerardo Mejía estrena ‘Eres bueno’, una alabanza a Dios; cuenta con la colaboración de Frankie J. y Álex Zurdo

Gerardo Mejía y su hijo Jaden. Foto: El Universo

Nadia, en cambio, está aprovechando su fama como modelo, exreina de belleza e imagen de marcas para consolidarse próximamente dentro de un grupo musical de solo chicas, una girl band latina, de la mano de uno de los productores que ha trabajado con Lady Gaga, anticipa el músico.

¿Les ha ayudado que su papá sea Gerardo Mejía? “A mi hija, sí. A ella se le ha hecho todo fácil en esta vida”, bromea el cantante, pero aclara: “Ella tiene luz y es completa. Modela, canta, baila. Por eso fue fácil, a través de mis amistades, buscar contactos”.

Con Jaden es lo opuesto. “Mi hijo es escritor y productor, tiene un talento espectacular. Él me pidió que no lo ayude. Yo le digo que siga haciendo su trabajo solo, porque así va creciendo. Se está puliendo como artista y cuando salga verdaderamente, se la ha ganado sin mí, porque Dios le ha dado el doble de talento”.

La fiesta, como dice Gerardo, está completa con su hija mayor Bianca, quien le ha dado la bendición de ser abuelo. “Como papá he sido estricto, pero mi nieta puede hacer lo que le dé la gana y hace lo que le da la gana”, se ríe Gerardo con una total y completa ‘chochera’. “Estoy tomándome fotos con ella, para que se vea cómo está creciendo todos los años”.

Además de su pasión por los escenarios, el gran sueño de Gerardo es que sus hijos y sus familias vivan con él, como un gran patriarca. “Tengo una casa de tres pisos, para que vivan todos conmigo. Mi hija, mi yerno y mi nieta están en mi casa y no quiero que eso cambie nunca. Me levanto todos los días y es una fiesta. Si estoy abajo, mi nieta baja la escaleras a desayunar conmigo. Así todos los días”.

Como buen abuelito, Gerardo Mejía ama todos los momentos que puede pasar con su nieta, nacida en el 2016. Foto tomada de Facebook.com/GerardoMejiaOficial Foto: El Universo