El ejercicio es fundamental para acondicionar nuestro cuerpo y mantenerlo sano, sin embargo, hay opciones que podemos sumar para lograr mejores resultados, e incluso, cuando se nos dificulta entrenarnos podemos recurrir a estas alternativas para alcanzar nuestros objetivos.

Si tu meta es incrementar tus glúteos, pero se te dificulta ejercitarte, puedes realizar otras rutinas y hábitos que pueden ayudarte. El sitio web Mui sugiere cinco pasos para conseguir un trasero envidiable:

1. Mejorar tu postura puede ayudarte conseguir aumentar tus pompis, esto debido a que, cuando te sientas con la espalda curvada y las caderas hacia abajo, tus glúteos se van ubicando hacia dentro poco poco y disminuyendo su tamaño.

Su empiezas a mejorar tu postura en pocas semanas notarás cambios. Lo correcto es sentarte o caminar siempre con la espalda recta, pecho fuera y caderas haciendo fuerza.

2. Otra opción para aumentar de forma natural tus glúteos es a través de masajes. "Para ello, masajea las pompis con ambas manos abiertas, haciendo grandes círculos concéntricos. Realiza movimientos verticales con la mano abierta desde la parte inferior hacía arriba, utilizando los dedos. Date pellizcos rápidos y suaves golpes con una mano cerrada y termina masajeando en círculo.", recomienda Mui en su publicación.

3. La exfolicación puede ser una gran aliada para aumentar las pompis, ya que esta práctica contribuye al incremento del flujo de sangre en esa zona, revitalizando, levantando y tonificando la piel de manera natural.

Puedes elaborar un exfoliante casero a base de posos de café, azúcar y aceites esenciales.

4. Mantener una dieta saludable es muy importante cuando deseamos mejorar nuestro físico. Tu masa muscular se incrementa cuando consumes alimentos con nutrientes, pero si tu alimentación incluye comida chatarra, esto hará que aumentes de peso y pongas en peligro tu salud.

5. Hay proteínas que pueden ayudarte a incrementar las pompis naturalmente, entre estas están el pollo, el pavo y el pescado, esto debido a que contienen aminoácidos, lo que necesitan tus músculos para crecer y desarrollarse. (I)